XXIX DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO -Ciclo A- 22 de Octubre

« DAD AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR

Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS»

(Mateo 22, 15-21)

SANTO EVANGELIO:

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron:

«Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿es licito pagar impuesto al César o no?».

 Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto».

Le presentaron un denario. Él les preguntó: «¿De quién son esta imagen y esta inscripción?».

Le respondieron: «Del César».

Entonces les replicó: «Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

Palabra del Señor  

“DEBERES SOCIALES Y RELIGIOSOS”

Cristo no separa la religión de la política. El ser ciudadano comporta unos deberes para con el Estado y con el prójimo, y para nosotros, los cristianos, esos deberes sociales y políticos son también deberes religiosos. El no pagar los impuestos justos, o pedir que nos paguen nuestro trabajo en metálico, sin <IVA>, o no pagar un salario justo a los obreros que trabajan en mi empresa, o ser corruptos, o hacer cualquier cosa que quebrante un mandato social o político legítimo, etc., es quebrantar un mandamiento religioso. Un buen cristiano es siempre un buen ciudadano. Unamos, pues, nosotros nuestros deberes sociales y políticos con nuestros deberes religiosos, pues los dos deben ir siempre juntos. El cristiano, llegado el caso, puede hacer “objeción de conciencia”, cuando una ley dictada por el poder atente contra los principios básicos de la fe o de la dignidad humana. Sería una desobediencia civil.

Citas para reflexionar:

  • “Que los artistas puedan ilustrar la belleza de la fe y proclamar la grandeza de la creación de Dios y su amor sin límites por todos.” Papa Francisco
  • “La  apostasía de la fe de nuestro tiempo nos asusta profundamente y con razón” Cardenal Burke
  • En el cielo me uniré a los que me esperan y, desde allí, pediremos y lograremos el triunfo de la fe en EspañaBeato José Mª Poyatos Ruiz, joven mártir

Efemérides y noticias:

  • El Santo Padre exhorta a orar en octubre “por el mundo del trabajo, para que a todos les sean asegurados el respeto y la protección de sus derechos y se dé a los desempleados la oportunidad de contribuir a la construcción del bien común”.
  • El Papa habló en la audiencia general del miércoles  sobre el “contraste que existe entre la esperanza cristiana y la realidad de la muerte”. Jesús pide que “no se tenga miedo ante ella, sino que se confíe en su palabra y se mantenga viva la llama de la fe”
  • El Papa  oró por las víctimas del ataque del día 14 en Mogadiscio, Somalia, en el que murieron unas de 350 personas, por la explosión de dos bombas.
  • Este domingo 22 de octubre se celebra la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, con el lema “Sé valiente, la misión te espera“.  El DOMUND es una Jornada universal que se celebra cada año en todo el mundo, el penúltimo domingo de octubre, para apoyar a los misioneros en su labor evangelizadora, desarrollada entre los más pobres.
  • El obispo Don Julián aprueba el decreto por el que se declara la celebración de un “Año pastoral diocesano vocacional.
  • La Escuela Diocesana “Beato Antero Mateo” inicia su quinto curso con la prioridad en la formación litúrgica de los laicos que atienden las celebraciones de la Palabra.
  • La Catedral recupera su vitalidad colorista con la restauración de la portada Virgen del Dado.

LA COMPASIÓN

Compadecerse es una forma de compartir y participar de los tropiezos materiales, personales y espirituales que aquejan a los demás, con el interés y la decisión de emprender acciones que les faciliten y ayuden a superar las condiciones adversas. Debe quedar claro que tener compasión y sentir lástima no es lo mismo. Con la compasión se reafirman y perfeccionan otros valores como la generosidad y el servicio por poner a disposición de los demás tiempo y recursos personales; la sencillez porque no se hace distinción entre las personas por su condición; la solidaridad por tomar en sus manos los problemas ajenos haciéndolos propios; la comprensión porque al ponerse en el lugar de otros, descubrimos el valor de la ayuda desinteresada. La compasión es procurar el bien de nuestros semejantes, por lo que evita criticar y juzgar las faltas y errores ajenos.  Debemos comprender que muchas veces las circunstancias, la falta de formación o de experiencia hacen que las personas actúen equivocadamente.

SE VALIENTE LA MISIÓN TE ESPERA -Carta Pastoral-

Queridos diocesanos:

De nuevo, apenas comenzado un nuevo curso pastoral, en el penúltimo domingo de octubre, nos encontramos ante la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND con su llamada e invitación a recordar y actualizar el compromiso de anunciar el Evangelio que nos atañe a todos los cristianos. Su objetivo es claro: dar a conocer la actividad misionera de la Iglesia y la participación que nos incumbe a cada uno en la misión confiada por el Señor antes de subir a los cielos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio…” Este mandato comprende tanto el anuncio o predicación específica de la persona de Jesucristo y de su mensaje universal de salvación como las acciones que lleve consigo su realización, es decir, la evangelización propiamente dicha, sin olvidar lo que pueda ser liberación y promoción humana, realizadas en función del mandato misionero. No obstante, cuando se habla del DOMUND, el acento está puesto en el primer aspecto como parte substantiva de lo que hemos de entender como ministerio o servicio de la Palabra de Dios y del Evangelio para suscitar y alimentar la fe.  La Jornada de este año, con su lema alusivo a la valentía para afrontar la tarea misional que no puede demorarse y menos aún ser descuidada u olvidada, entraña un cierto reto o desafío para los cristianos de hoy, sujetos como la mayoría de los hombres y mujeres de nuestro tiempo a la tentación la pseudocultura de lo intrascendente y de la frivolidad,  dando culto a lo material sin importar demasiado los valores del espíritu, salvo cuando se producen acontecimientos o desgracias que sacuden las conciencias o están en juego determinados valores que cotizan en el mundo de la política, por ejemplo. Frente a esa atonía contemporizadora y evasiva, la valentía significa para el cristiano sentido de la responsabilidad, compromiso con la fe y audacia para ir contracorriente, si es preciso, superando la tentación de la comodidad y de la indiferencia. La valentía para vivir la fe sin complejos y con alegría, comportándose siempre como creyentes, es un auténtico reto para los cristianos de hoy, propensos a mirar para otro lado, a callar siempre y no por respeto o elegancia sino para no destacar ni llamar la atención. Porque una cosa es la prudencia y la consideración hacia los demás y otra muy distinta la cobardía y el disimulo, sobre todo cuando se ha de dar testimonio.  Hoy tenemos un gran referente de estos valores en la persona y actitud del papa Francisco, admirado en todas partes y no solo por los católicos. En nuestra Diócesis estamos comenzando todavía el anunciado “Año pastoral diocesano vocacional”. No me atrevo a asegurarlo, pero creo que la escasez de vocaciones al ministerio sacerdotal y diaconado, a la vida consagrada y a la militancia seglar, tiene una importante causa en nuestra falta de valentía.  La misión de anunciar el Evangelio como de hacer apostolado y de dar testimonio requiere una buena dosis de confianza en el Señor y de obediencia a su palabra. El evangelizador, en todas las épocas de la historia de la Iglesia, ha tenido que hacer siempre como el apóstol Pedro: soltar amarras, bogar mar adentro y echar la red confiando no en sí mismo sino en la palabra de Jesucristo.                                                                                                                                                                 + Julián, Obispo de León

ORACIÓN MISIONERA: COMO UNO DE TUS APÓSTOLES

COMO UNO DE TUS APÓSTOLES, SEÑOR

Daré algo de mi vida por Ti.

Daré a conocer tu nombre, Señor.

COMO UNO DE TUS APOSTOLES, SEÑOR

Seré misionero de tu divina persona.

Seré misionero de tu Padre.

Seré misionero del Espíritu Santo.

COMO UNO DE TUS APOSTOLES, SEÑOR

Seré más humilde para verte.

Seré más creyente para amarte.

Seré más orante para conocerte.    

 AMÉN

Publicado en Devociones, Diario, Liturgia, Reflexiones | Etiquetado | Deja un comentario

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO -CICLO A- 15 de Octubre

«CONVIDADLOS A LA BODA»

(Mateo 22, 1-14)

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO

En aquel tiempo, volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda”. Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron.

El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda”.

Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?”.

El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los servidores: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”. Porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos».

Palabra del Señor  

“¿CÓMO CELEBRAMOS LA EUCARISTÍA?”

Al reflexionar sobre esta parábola estas son las preguntas fundamentales que tenemos que hacernos cada uno de nosotros: ¿acudimos nosotros a nuestros actos religiosos, como el que acude a una fiesta a la que ha sido invitado? ¿Vivimos nuestra religión con auténtico espíritu de fraternidad cristiana, de regocijo, de agradecimiento a Dios, de deseo de compartir nuestro amor al Dios que nos invita y al prójimo que nos acompaña? O ¿ponemos excusas para no ir, o para ir sin deseo de participación, o sin la preparación y actitud debida? ¿Nos damos cuenta de que la Eucaristía nos compromete a ser constructores de un mundo donde reine la justicia y el amor? ¿Nos ponemos el traje de fiesta, interior y exterior, o vamos de cualquier manera, porque hay que cumplir un mandamiento de la Iglesia, por rutina, o por simple espíritu de cumplimiento?

Citas para reflexionar:

  • “Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo”. Papa Francisco
  • “Todos los seres humanos tienen el derecho a alimentarse con dignidad, ya sea produciendo su propio alimento o adquiriéndolo” Dcho Internacional
  • “Los bienes superfluos de los ricos son los bienes necesarios de los pobres. Una persona que vive superfluamente, de alguna manera está robando a los pobres.” San Agustín

Efemérides y noticias:

  • El Papa pide a las jerarquías de las Iglesias orientales católicas que elijan bien a los obispos.
  • El Papa advierte sobre el daño que la pornografía en internet hace a los menores.
  • El Papa ha dicho a los jóvenes: “Sean misioneros de Cristo en su entorno”.
  • El Papa Francisco es el líder mundial más influyente en Twitter.
  • ¡Dios no desilusiona! Ha puesto una esperanza en nuestros corazones para hacerla germinar y dar fruto. (Mensaje del Papa en Twitter, 10 de octubre de 2017)
  • Un joven cristiano es torturado hasta morir por la policía en Pakistán por negarse a convertirse al islam.
  • Este 16 de Octubre celebramos el Día Internacional de la alimentación. 815 millones de personas no tienen con qué alimentarse.
  • La imagen peregrina de la Virgen de Fátima llega a Barcelona.
  • Muchos católicos catalanes, del entorno de la antigua CiU, exploran vías para restaurar un catalanismo no independentista que sea referente del centro político.
  • Toledo acoge un ciclo de conferencias sobre el cardenal Cisneros, verdadero reformador.
  • Canonización del escolapio español Faustino Minguez, fundador del Inst. Calasancio Hijas de la Divina Pastora, y farmacéutico autodidacta.
  •  Ayuda a la Iglesia Necesitada pide que un millón de niños recen el Rosario.

 LA MURMURACIÓN MAL NEGOCIO – II

En el campo del catolicismo la murmuración, los chismes, la maledicencia, la calumnia,… se las considera siempre de más o menos gravedad. El Catecismo de la Iglesia Católica no deja dudas, y los confesores no deberían ser transigentes con los aparentes casos leves, que por su continua repetición, abren la puerta a más graves situaciones. Solución: Jamás hablemos mal de nadie, pues como cuando escupimos al cielo, antes o después la saliva nos caerá en la cara. No hablar mal, no es suficiente. Las personas queremos, necesitamos ser amados, estimados y que alguien hable bien de nosotros y reconozca lo poco o mucho bueno que tenemos. Deseamos ser alguien, no algo.

ORACIÓN: TÚ ME HARÁS FUERTE  –Inspirado en los salmos 42 y 43

Como la cierva anhela los arroyos
así te anhela mi ser, Dios mío
Mi ser tiene sed de Dios, del Dios vivo,
¿cuándo podré ver tu rostro?
Te preguntaré: “¿Dónde estás?
Te diré: “no me olvides”,                                                                                                           
y tú me responderás.
Cuando me sienta cansado,
cuando me invada la duda
entonces me volveré a ti: Dios mío
Envíame tu luz y tu verdad  y ellas me guiarán. 

 AMEN

HISTORIA DE LA VIRGEN DEL PILAR,

PRIMERA APARICIÓN MARIANA DE TODOS LOS TIEMPOS

 La histórica celebración de la Virgen del Pilar se celebra de manera oficial desde el año 1642.

La Basílica del Pilar es una de las más antiguas de España, en su interior se encuentra la columna sobre la cual la Virgen se apareció al Apóstol Santiago durante la evangelización de España en el año 40 después de Cristo, y que es la aparición mariana más antigua reconocida por la Iglesia.

El Apóstol, desanimado por las grandes dificultades que estaba atravesando para evangelizar España pidió una señal, “fue entonces cuando se le apareció la Virgen quien le animó a seguir adelante y le hizo la promesa, que todavía se mantiene, por la que mientras estuviera ese pilar en pie, habría verdaderos discípulos de su Hijo en España”. Esto se cumplió. El lugar ha sobrevivido a invasiones, a la guerra civil española y la caída de bombas que no estallaron.

Además, con el fomento de la devoción, se han obrado numerosos milagros.  

“Esta grandísima devoción se apoya en la tradición porque no hay documentos escritos de esta aparición mariana, que además tiene la particularidad de que cuando la Virgen se le aparece al Apóstol Santiago, ella todavía está viva, pero en Tierra Santa”. “Santiago y sus discípulos recogieron el regalo de la Virgen, guardaron esa columna que se convirtió en el centro religioso de esa pequeña comunidad en Zaragoza”

Aunque muchos piensen que la patrona de España es la Virgen del Pilar, no es así, “la patrona de España es la Inmaculada Concepción de María, porque España fue una abanderada en que la Iglesia proclamara este dogma. Sin embargo fue en el siglo XVIII cuando se nombró a la Virgen del Pilar como patrona de todos los pueblos Hispanoamericanos. “Esta unión bajo la Virgen del Pilar la relaciono con el descubrimiento de América, es muy probable que llevaran esta gran devoción a la Virgen del Pilar en España al Nuevo Mundo”. Desde finales del siglo XVIII y principios del XIX “diversos gobiernos de Hispanoamérica tomaron la determinación de enviar sus banderas a la basílica del Pilar para que estuvieran colocadas en el templo, tal y como actualmente todavía hoy adornan a la Virgen y ella les da su protección”.

El 8 de febrero de 1913, la Virgen del Pilar fue declarada mediante real decreto excelsa Patrona de la Guardia Civil.

San Juan Pablo II, en 1984, reconoció a la Virgen del Pilar como “Patrona de la Hispanidad”.

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones | Etiquetado | Deja un comentario

FÁTIMA 1917

 

 

 

Las oraciones de Fátima son especialmente venerables, porque habiendo sido reconocidas por la Iglesia las apariciones, podemos creer que Dios nos las ha enseñado por medio de Ángel de la Paz o de la Santísima Virgen María. De hecho, no son pocos los cristianos que las rezan habitualmente. Merece, pues, la pena que las recordemos y comentemos.

—Oraciones del Ángel de la Paz

En la Memoria IV (1941), que escribió Sor Lucía sobre las apariciones de la Virgen en Fátima, refiere también las apariciones que los tres niños –Jacinta, Francisco y ella– tuvieron antes de un Ángel. «Debía ser en la primavera de 1916 cuando el Ángel se nos apareció por primera vez en nuestra roca del Cabezo» –una ladera a donde habían subido en busca de abrigo–.

«Después de merendar y rezar allí, empezamos a ver a cierta distancia, sobre los árboles que se extendian en dirección al naciente, una luz más blanca que la nieve, con la forma de un joven, transparente, más brillante que un cristal atravesado por los rayos del sol. A medida que se aproximaba ibamos distinguiendo sus facciones. Estábamos sorprendidos y medio absortos. No decíamos ni palabra. Al llegar junto a nosotros, dijo: –No temáis. Yo soy el Ángel de la PazOrad conmigo.

Y arrodillándose en tierra, inclinó la frente hasta el suelo. Transportados por un movimiento sobrenatural, le imitamos y repetimos las palabras que le oíamos pronunciar.

Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.

Después de repetir esto por tres veces, se levantó y dijo: –Orad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas… Y desapareció».

Recordemos que las intervenciones más solemnes de Dios entre los hombres vienen a veces precedidas por los ángeles que Él envía. Así lo vemos en la Sagrada Escritura; por ejemplo, en la vocación de Isaías (Is 6); en el Templo a Zacarías (Lc 1,11), en el sueño de San José (Mt 1,20), en la anunciación de Gabriel a María (Lc 1,26), en el ángel que se aparece a los pastores en la noche (Lc 2,9), antes de la huída a Egipto (Mt 2,13), etc. Así quiso Dios también que las apariciones de la Virgen en Fátima fueran precedidas de tres apariciones del Ángel de la Paz.

Refiere Sor Lucía en la misma Memoria IV que en una segunda aparición, en la soledad del campo, «vimos al mismo Ángel junto a nosotros»:

«–¿Qué hacéis? Orad, rezar mucho. Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios.

–¿Y cómo nos hemos de mortificar?, pregunté. –De todo lo que podáis, ofreced un sacrificio en acto de reparación por los pecados con que Él es ofendido, y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra patria la paz. Yo soy el Ángel de su Guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo aceptad y soportar con sumisión el sufrimiento que el Señor os envíe».

En una tercera aparición, también en la soledad del campo, el Ángel «se nos apareció portando en la mano un Cáliz y sobre él una Hostia… Se postró en tierra y repitió tres veces la oración:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores».

—Oraciones de la Virgen María

Como ya vimos en al artículo anterior, la Virgen recomendó el rezo diario del Rosario en casi todas sus apariciones. Pero también recuerda Sor Lucía, en la Memoria IV, que en su tercera aparición (13 julio 1917), les dijo a los tres niños videntes:

«Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas veces, en especial cuando hagais algun sacrificio: “Oh Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María”».

Y en la misma aparición, Nuestra Señora les mandó también:

«Cuando recéis el rosario decid, al final de cada misterio: “Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas”».

—Oración y consagración en Fátima del papa San Juan Pablo II

Todos los Papas habidos en estos últimos cien años han manifestado siempre su devoción por la Virgen de Fátima, reconociendo la veracidad de sus apariciones, dedicándole homilías, documentos diversos, y también oraciones. Entre ellos destaca el papa Juan Pablo II, que aludiendo en una Audiencia General (14-X-1981) al «evento del 13 de mayo» de 1917, lo consideró como «la gran prueba divina».

1981

«Como es sabido, el Papa Juan Pablo II pensó inmediatamente en la consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María y compuso él mismo una oración que la definió como “Acto de consagración”, que se celebraría en la Basílica de Santa María la Mayor el 7 de junio de 1981, solemnidad de Pentecostés. […] Estando ausente el Papa por fuerza mayor, se transmitió su alocución grabada. Citamos el texto que se refiere exactamente al acto de consagración:

«Madre de los hombres y de los pueblos, tú conoces todos sus sufrimientos y sus esperanzas, tú sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que sacuden al mundo, acoge nuestro grito dirigido en el Espíritu Santo directamente a tu Corazón y abraza con el amor de la Madre y de la Esclava del Señor a los que más esperan este abrazo, y, al mismo tiempo, a aquellos cuya entrega tú esperas de modo especial. Toma bajo tu protección materna a toda la familia humana a la que, con todo afecto a ti, Madre, confiamos. Que se acerque para todos el tiempo de la paz y de la libertad, el tiempo de la verdad, de la justicia y de la esperanza».

«Pero el Santo Padre, para responder más plenamente a las peticiones de “Nuestra Señora”, quiso explicitar durante el Año Santo de la Redención el acto de consagración del 7 de junio de 1981, repetido en Fátima el 13 de mayo de 1982. Al recordar el fiat pronunciado por María en el momento de la Anunciación, en la plaza de San Pedro el 25 de marzo de 1984, en unión espiritual con todos los Obispos del mundo, precedentemente “convocados”, el Papa consagra a todos los hombres y pueblos al Corazón Inmaculado de María, en un tono que evoca las angustiadas palabras pronunciadas en 1981.

1984

«Madre de los hombres y de los pueblos, tú que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas, tú que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporáneo, acoge nuestro grito que, movidos por el Espíritu Santo, elevamos directamente a tu corazón: abraza con amor de Madre y de Sierva del Señor a este mundo humano nuestro, que te confiamos y consagramos, llenos de inquietud por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos.

«De modo especial confiamos y consagramos a aquellos hombres y aquellas naciones, que tienen necesidad particular de esta entrega y de esta consagración.

«¡Nos acogemos bajo tu amparo, Santa Madre de Dios!

«¡No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades!

«Acto seguido, el Papa continúa con mayor fuerza y con referencias más concretas, comentando casi el triste cumplimiento del Mensaje de Fátima:

«He aquí que, encontrándonos hoy ante ti, Madre de Cristo, ante tu Corazón Inmaculado, deseamos, junto con toda la Iglesia, unirnos a la consagración que, por amor nuestro, tu Hijo hizo de sí mismo al Padre cuando dijo: “Yo por ellos me santifico, para que ellos sean santificados en la verdad” (Jn 17,19). Queremos unirnos a nuestro Redentor en esta consagración por el mundo y por los hombres, la cual, en su Corazón divino tiene el poder de conseguir el perdón y de procurar la reparación.

«El poder de esta consagración dura por siempre, abarca a todos los hombres, pueblos y naciones, y supera todo el mal que el espíritu de las tinieblas es capaz de sembrar en el corazón del hombre y en su historia; y que, de hecho, ha sembrado en nuestro tiempo.

«¡Cuán profundamente sentimos la necesidad de consagración para la humanidad y para el mundo: para nuestro mundo contemporáneo, en unión con Cristo mismo! En efecto, la obra redentora de Cristo debe ser participada por el mundo a través de la Iglesia.

«Lo manifiesta el presente Año de la Redención, el Jubileo extraordinario de toda la Iglesia.

«En este Año Santo, bendita seas por encima de todas las creaturas, tú, Sierva del Señor, que de la manera más plena obedeciste a la llamada divina.

«Te saludamos a ti, que estás totalmente unida a la consagración redentora de tu Hijo.

«Madre de la Iglesia: ilumina al Pueblo de Dios en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad. Ilumina especialmente a los pueblos de los que tú esperas nuestra consagración y nuestro ofrecimiento. Ayúdanos a vivir en la verdad de la consagración de Cristo por toda la familia humana del mundo actual.

«Al encomendarte, oh Madre, el mundo, todos los hombres y pueblos, te confiamos también la misma consagración del mundo, poniéndola en tu corazón maternal.

«¡Corazón Inmaculado! Ayúdanos a vencer la amenaza del mal, que tan fácilmente se arraiga en los corazones de los hombres de hoy y que con sus efectos inconmensurables pesa ya sobre la vida presente y da la impresión de cerrar el camino hacia el futuro.

«¡Del hambre y de la guerra, líbranos!

«¡De la guerra nuclear, de una autodestrucción incalculable y de todo tipo de guerra, líbranos!

«¡De los pecados contra la vida del hombre desde su primer instante, líbranos!

«¡Del odio y del envilecimiento de la dignidad de los hijos de Dios, líbranos!

«¡De toda clase de injusticias en la vida social, nacional e internacional, líbranos!

«¡De la facilidad para pisotear los mandamientos de Dios, líbranos!

«¡Del intento de ofuscar en los corazones humanos la verdad misma de Dios, líbranos!

«¡Del extravío de la conciencia del bien y del mal, líbranos!

«¡De los pecados contra el Espíritu Santo, líbranos!¡líbranos!

«Acoge, oh Madre de Cristo, este grito lleno de sufrimiento de todos los hombres. Lleno del sufrimiento de sociedades enteras.

«Ayúdanos con el poder del Espíritu Santo a vencer todo pecado, el pecado del hombre y el “pecado del mundo”, el pecado en todas sus manifestaciones.

«Aparezca, una vez más, en la historia del mundo el infinito poder salvador de la Redención: poder del Amor misericordioso. Que éste detenga el mal. Que transforme las conciencias. Que en tu Corazón Inmaculado se abra a todos la luz de la Esperanza».

 

«Sor Lucía confirmó personalmente que este acto solemne y universal de consagración correspondía a los deseos de Nuestra Señora («Sim, està feita, tal como Nossa Senhora a pediu, desde o dia 25 de Março de 1984»: «Sí, desde el 25 de marzo de 1984, ha sido hecha tal como Nuestra Señora había pedido» (carta del 8-XI-1989). Por tanto, toda discusión, así como cualquier otra petición ulterior, carecen de fundamento».

José María Iraburu, sacerdote

 

Publicado en Devociones, Testimonios | Etiquetado | Deja un comentario

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-CICLO A- 8 de Octubre

«ES AHORA LA PIEDRA ANGULAR»

(Mateo 21, 33-43)

SANTO EVANGELIO:

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó una torre, la arrendó a unos labradores y se marchó lejos. Llegado el tiempo de los frutos, envió sus criados a los labradores para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: ‘Tendrán respeto a mi hijo’. Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: ‘Este es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia’. Y, agarrándolo, lo sacaron fuera de la viña y lo mataron. Cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?». Le contestaron: «Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a sus tiempos».

Y Jesús les dice: «¿No habéis leído nunca en la Escritura: “La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente”? Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos».

Palabra del Señor  

“EVANGELIZAR HOY”

 Los cristianos debemos afrontar los nuevos tiempos con una actitud abierta, debemos escuchar la voz de Dios que nos invita a trabajar en su viña y la voz del pueblo de Dios que espera de nosotros una actitud más evangélica. No basta con querer ir a trabajar a la viña, hay que hacerlo con los medios actuales, para que nuestros frutos no sean raquíticos, sino abundantes. Los medios de comunicación y las redes sociales son un medio privilegiado para anunciar hoy el evangelio, junto con el testimonio de vida y el acompañamiento personal.

En nuestras comunidades parroquiales se anuncia estos días el plan del nuevo curso con multitud de grupos y actividades -pequeñas parcelas- en las que los miembros de la comunidad pueden colaborar.

La pasividad y el pasotismo son nefastos para la Iglesia. Has recibido un carisma por parte de Dios, no lo entierres miserablemente, sé generoso. La mayoría de edad del laico dentro de la Iglesia debe manifestarse dando testimonio en medio del mundo, que es el lugar donde se desenvuelve su actividad. Dejemos que cada cual aporte su granito de arena en la construcción del Reino.

Citas para reflexionar:

  • “Jesús quiere testigos, personas que difundan esperanza” Papa Francisco
  • “Hay una progresiva indiferencia hacia la religión en las sociedades europeas” Benedicto XVI
  • “Es Señor, hazme un instrumento de tu paz. Donde haya odio siembre yo amor; donde haya ofensa, perdón; donde hay duda, fe; donde hay desesperación, esperanza; donde haya tinieblas, luz; donde haya tristeza, alegría ” San Francisco de Asís

Efemérides y noticias:

  • El Papa criticó la llamada ideología de género al denunciar que se ha reabierto “el camino por la dignidad de la personal neutralizando radicalmente la diferencia sexual y, por tanto, la comprensión del hombre y de la mujer, no es justa”.
  • El Papa ha dicho que es vital que la Iglesia salga a anunciar el evangelio sin miedo.
  • El nuevo Embajador de España ante la Santa Sede Gerardo Bugallo, indicó que el Papa Francisco le expresó que el Vaticano no reconoce movimientos secesionistas y que es favorable a que se cumpla la ley y se respete la Constitución española.
  • El presidente Rajoy se reunió con los cardenales Osoro y Omeya para hablar de la crisis actual. Osoro ha desmentido el bulo de Podemos, de que quiere mediar entre Rajoy y Puigdemont.
  • El proceso independentista de Cataluña es ilegal y profundamente inmoral, declara Mons. Munilla.
  • Ayer en Málaga se abrió las causas de 214 mártires de la persecución religiosa del S. XX, dieron su vida por defensa de su fe, sacerdotes, religiosos y laicos.
  • La Iglesia celebra este sábado día 7 la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, se pide creación de empleo de calidad y condiciones de trabajo dignas.
  • El Obispo Don Julián López presidió, el viernes 6,  el solemne acto de apertura del curso académico en los cuatro centros formativos de la Diócesis.

 LA MURMURACIÓN MAL NEGOCIO

La murmuración, chisme o calumnia es un mal que corroe la buena fama de los demás. Se hace a sus espaldas, a causa de la mala voluntad, la envidia o el odio. Por murmuración entendemos  la conversación un poco denigrante, en voz baja, en ausencia del sujeto denigrado se corroe la buena fama de personas o cosas, sin razones y con cierta mala voluntad sobre ellas. Generalmente no produce graves daños; pero a veces puede causar verdaderas tragedias. Cuando hacemos comentarios, sin importancia aparente ¿Sabemos el daño y los perjuicios que podemos ocasionar? los perjuicios familiares, sociales y económicos pueden ser irreversibles. ¿Y que puede hacer el ofendido? Más bien poco, pues suele ser el último que se entera.

ORACIÓN: TÚ ERES EL PAN QUE NOS SALVA

TÚ ERES EL PAN QUE NOS SALVA

Si te necesitamos,

apareces cuando menos lo esperamos.

Si te llamamos,

vienes a nuestro encuentro.

Si tenemos hambre

abres la mano y nos sacias.

TÚERES EL PAN QUE NOS SALVA

Ayúdanos a descubrir a Dios,

en cada acontecimiento,

en los detalles de cada día,

en el pobre y en el necesitado,

en el triste o en el angustiado.

Amen.

8 CONSEJOS  PARA REZAR MEJOR EL ROSARIO

El Papa Juan Pablo II dijo: “El Rosario es mi oración predilecta. ¡Plegaria maravillosa! Maravillosa en su sencillez y en su profundidad.” (JPII, 29 oct 78) Comenzó a rezarlo desde joven y nunca lo dejó. Él mismo nos cuenta que el Rosario le acompañó en momentos de alegría y de tribulación, y que en él encontró consuelo y le confió sus preocupaciones.

Muchos otros Papas y Santos nos exhortan a rezar el Rosario todos los días, la Virgen María se ha ocupado en diversas ocasiones de pedirnos recurrir a esta forma de oración contemplativa, especialmente para pedir por la paz del mundo.

  1. Antes de iniciar el Rosario es provechoso guardar unos segundos de silencio para tomar concienciade lo que vas a hacer y así rezarlo con devoción, no mecánicamente. Adoptar la actitud del hijo que se acerca con mucho cariño a su Madre del cielo y decirle algo así: Aquí me tienes de nuevo, María, quiero estar un rato contigo, mostrarte mi afecto, sentir tu cercanía; quiero que me ayudes a conocer mejor a Tu Hijo, que me enseñes a rezar como Él y a parecerme cada día más a Él.
  2. Durante unos minutos o durante todo el rezo del Rosario puedes tener delante una imagen de la Santísima Virgen que te recuerde a la que está en el cielo y ponte espiritualmente en Sus brazos.
  3. Recuerda que el Rosario consiste en meditar y contemplar los principales episodios de la vida de Cristo para conocerlo, amarlo e imitarlo.Mientras rezas las diez Avemarías de cada misterio centras tu oración en Cristo, su vida, sus enseñanzas,   por las virtudes teologales podemos entrar en contacto real con El.
  4. “Contemplar con María el rostro de Cristo”. Ponte al lado de María junto con Ella recuerda a Cristo, verás que algo sucede en tu alma mientras lo rezas.
  5. Rezar el Rosario es rezar desde el corazón de María.María es modelo insuperable de contemplación. A partir de la experiencia de María, el Rosario es oración contemplativa. Nos enseña mostrándonos a Jesús y permitiéndonos ver cómo ella los vive interiormente.
  6. Ten siempre presente que el Rosario es un arma poderosa. Rezándolo con esta certeza de fe, obtenemos abundantes gracias a través de las manos de María. La paz del mundo es una intención particularmente querida por María. Otra intención muy especial y que requiere hoy “urgente atención y oración”, es la familia.
  7. Es una oración que ayuda a unificar e integrar toda la vida y a ponerla en manos de Jesús y María,pues a lo largo de los misterios del Rosario podemos ir poniendo en sus manos las personas que más llevamos en el corazón, la familia, los amigos, la Iglesia, la nación, la humanidad, la misión, el trabajo, las preocupaciones e intenciones personales.
  8. El hábito de rezar el Rosario todos los días es un modo de asegurar un contacto diario con la Virgen María, de expresarle todo tu afecto, veneración y gratitud. Es bueno tratar de rezarlo cada día mejor, con más atención, disponiéndote con las actitudes correctas, meditando mejor, poniendo más amor.

¡NO OLVIDEMOS QUE EL MES DE OCTUBRE

ESTÁ DEDICADO AL ROSARIO POR EXCELENCIA!

 

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones | Etiquetado | Deja un comentario

SAN FRANCISCO DE BORJA – 30 de Septiembre (3 de Octubre)

San Francisco de Borja.jpgComo es sabido, la memoria de Francisco de Borja viene celebrándose en España el 3 de octubre, pero la biografía ofrecida se rige rigurosamente por las fechas insertas en Santi, beati e testimoni que le incluye en el día de hoy (también lo hace el Martirologio romano), por lo cual se respeta el mismo criterio seguido en otros casos similares al suyo.

Era hijo del III duque de Gandía, Valencia, España, donde nació el 28 de octubre de 1510, y bisnieto del papa Alejandro VI. Tuvo seis hermanos de padre y madre, y cuando su progenitor contrajo segundas nupcias, engendró doce vástagos más. Así que formaba parte de una larga descendencia. Perdió a su madre a la edad de 9 años, cuando ya habían apreciado en él virtudes singulares para su edad, marcada por la inocencia y la piedad. Precisamente los dones que advirtió en él, indujeron a su tío materno Juan de Aragón, arzobispo de Zaragoza, a llevárselo con él proporcionándole una excelente formación integral.

Por expreso deseo de su padre llegó a la corte cuando tenía 12 años. Contrajo matrimonio con la portuguesa Eleanor de Castro a los 19, y de esta unión nacieron ocho hijos. Con la prematura muerte de la emperatriz Isabel de Portugal, a la que había servido fielmente, se produjo una inflexión en su acontecer. Tras contemplar el rostro marchito, cuando yacía en su lecho mortuorio, profirió esta apasionada exclamación: «¡No serviré nunca más a un señor que se pueda morir!». Era más que una declaración de intenciones. Habiendo comprendido la futilidad de la vida, selló su acontecer. Él mismo lo recordaba periódicamente en su diario: «Por la emperatriz que murió tal día como hoy. Por lo que el Señor obró en mí por su muerte. Por los años que hoy se cumplen de mi conversión».

En 1539 –el mismo año en el que falleció Isabel, y siendo ya marqués de Lombay– el emperador lo designó virrey de Cataluña. Sin embargo, ni estos títulos, y otros que obtuvo, como el ducado de Gandía y el de Grande de España, ni la vanidad de la corte, ensombrecieron su piedad, la que en su infancia le hizo aspirar a la vida monástica, anhelo truncado por sus padres que lo destinaron a servir en Tordesillas. Por eso, tal circunstancia, aparte de la experiencia que le deparó y del vínculo conyugal que le unió a Eleanor, como no disipó sus anhelos, permanecieron vivos en su interior. Así, al establecerse en Barcelona, tomó contacto con san Pedro de Alcántara y con el beato jesuita Pedro Fabro. Este religioso fue decisivo en su vida. Puede que al conocerlo recordara el doloroso episodio que había presenciado en Alcalá de Henares cuando tenía 18 años. El hecho que le impactó fue ver a un hombre conducido ante la Inquisición; se trataba de Ignacio de Loyola.

Francisco se convirtió en bienhechor de la Compañía y además fundó un colegio en Gandía. Su conducta evangélica chocaba con el ambiente; sus convicciones suscitaban recelos entre algunas personas relevantes que quizá pensaron que no era oportuno mezclar la fe con el trabajo. Pero seguía el dictado de su espíritu y nada de ello hizo mella en él. Enfermó Eleanor y suplicó al cielo por ella. Una locución divina le advirtió: «Tú puedes escoger para tu esposa la vida o la muerte, pero si tú prefieres la vida, ésta no será ni para tu beneficio ni para el suyo». Con mucho dolor y lágrimas expresó: «Que se haga vuestra voluntad y no la mía». Ella murió en 1546; su hijo pequeño tenía 7 años. Coincidió que pasó el padre Fabro por Gandía y, sin perder más tiempo hizo los ejercicios espirituales, y emitió los votos de perfección ese mismo año de 1546. Con ellos se comprometía a integrarse en la Compañía.

En Roma Ignacio acogió con gozo la noticia, pero puso una nota de prudencia aconsejándole que aplazase su ingreso efectivo hasta solventar el tema de la educación de su prole, y que tuviese cautela evitando airear su decisión. Al año siguiente, con la anuencia del santo, Francisco emitió los votos privadamente. Por fin, en agosto de 1550, después de renunciar a sus títulos y dejar a sus hijos enderezados, viajó a Roma para hablar con el fundador de la Compañía, y se vinculó a ella para siempre. En mayo de 1551 recibió el orden sacerdotal en Oñate, y celebró su primera misa en Vergara. Carlos V lo propuso como cardenal, pero él rehusó. Era un hombre bueno, humilde, austero, se entregaba a las mortificaciones y a duras penitencias; no esquivaba los momentos de humillación. Llegó a sentirse más indigno que Judas, a quien el Redentor le había lavado los pies, considerándole por ello con una dignidad superior a la suya.

Durante un tiempo estuvo en Oñate realizando tareas domésticas sencillas, forjándose en la vida religiosa, sufriendo por amor a Cristo muchos instantes de contrariedad porque fue tratado con más severidad de lo acostumbrado dada su antigua condición nobiliaria. Después inició una ardiente evangelización por las localidades colindantes, extendiendo el campo de acción a Castilla, Andalucía y Portugal. Tenía dotes extraordinarias para la organización, virtud y gran celo apostólico; era devotísimo de la Eucaristía y de la Virgen.

En 1566 tras el óbito del padre Laínez se convirtió en el prepósito general de la Compañía. Fundó más de una veintena de colegios en España, construyó en Roma la iglesia de San Andrés en el Quirinale, impulsó el noviciado y el Colegio Romano, puso las bases para la construcción del Gesù y logró que la Compañía se expandiera por distintos continentes, entre otras acciones. Sometió a consideración de Pío V la creación de la Congregación para la Propagación de la Fe. Escribió tratados espirituales, y auxilió a los afectados por la peste que asoló Roma en 1566. Dos días antes de morir expresó su deseo de volver al santuario de Loreto. Su fallecimiento se produjo en Roma el 1 de octubre de 1572. Urbano VIII lo beatificó el 23 de noviembre de 1624. Clemente X lo canonizó el 12 de abril de 1671.

omo

Publicado en Biografías | Deja un comentario

BEATA MARÍA LUISA ANGÉLICA – 12 de Septiembre

Beata M. Luisa Prosperi«Mística benedictina, agraciada con experiencias sobrenaturales, padeció la incomprensión de uno de sus directores espirituales. Fue una gran abadesa que rigió santamente a la comunidad hasta el fin de sus días» 

Hoy festividad del Santísimo Nombre de María, entre otros santos y beatos, se celebra la vida de Gertrude Prosperi. El 10 de noviembre de 2012 era elevada a los altares en la catedral de Spoleto. Desde 1232, ocasión en que la ciudad se vistió de gala para la canonización de san Antonio de Padua, no tenía lugar allí una ceremonia de tal solemnidad. El insondable amor a Dios y al prójimo compartido por el venerado capuchino y esta benedictina, junto a todos los que integran la vida santa tiene en cada caso su matiz, aunque existen siempre confluencias porque el itinerario espiritual está amasado de ofrenda y oración rodeando una cruz que invita a sumergirse en los brazos del Padre.

Gertrude era una italiana que vino al mundo en una familia de procedencia aristocrática, aunque económicamente no se hallara en su mejor momento. Vio la luz por vez primera en Fogliano, el 19 de agosto de 1799. Cuando a sus 20 años ingresó en el monasterio benedictino de Santa Lucía en Trevi estaba más que vinculada a la fe que le transmitieron sus padres. No llegó a cumplir ni tres décadas en él porque su destino, el que se labró con su heroica entrega en la vida religiosa, era el cielo. Su existencia culminó cuando tenía 47 años.

Casi desde que inició su andadura como consagrada, su trayectoria espiritual fue un compendio de experiencias místicas en medio de las cuales no faltaron las insidias del diablo. A ello se unió el juicio precipitado y erróneo de un director espiritual. Paralelamente gobernó con rigor y sabiduría la comunidad. Al incoarse el proceso de beatificación estuvieron presentes los pilares en los que sustentó su heroica vida. No fueron otros que la adoración del Santísimo Sacramento, la contemplación de Cristo crucificado, que le infundía plena confianza en su infinita misericordia y la certeza de que si seguía sus pasos obtendría la gracia de estar junto la Santísima Trinidad eternamente, así como con María, José y los bienaventurados.

El desenvolvimiento de este camino emprendido con plena conciencia, libertad y la voluntad de no volver la vista atrás fue sencillamente el propio de una persona consagrada que es fiel a Cristo en las pequeñas cosas de cada día. Ella desempeñó las misiones de enfermera, sacristana, camarlenga en cuatro ocasiones, y fue también instructora de huéspedes. No hay que dudar de su empeño para ejercitarlas con eficacia y hacerlo impregnándolas de caridad porque de otro modo no habría sido tan estimada por sus hermanas y por personas ajenas al monasterio, como fue el caso. Porque Gertrude era una mujer de intensa oración y animaba a todas a vivir con ese espíritu evangélico indicado por Cristo. Era sencilla, humilde y caritativa, prudente y cabal observante de la regla benedictina; amaba la pobreza y detestaba las alabanzas dirigidas a ella. Siempre elegía para sí lo que no era valorado por las demás. Gran asceta, con el fin de doblegar su cuerpo, había adoptado mortificaciones y severas disciplinas que eran usuales en la época. Nadie pudo sospechar inicialmente que convivían con una religiosa agraciada con tantos favores celestiales, ni el tormentoso acecho del diablo que padecía. Fue consciente de que los episodios que le acontecían de haber salido a la luz hubieran perturbado el ritmo de la comunidad.

En octubre de 1837 fue designada abadesa, misión encarnada con celo y fidelidad a las constituciones logrando en poco tiempo que las dificultades comunitarias diesen paso a una vital y fecunda convivencia entre todas, unidas por el amor y cumplimiento de la regla que habían heredado. Fue por esta época cuando uno de sus cuatro directores espirituales, Mons. Ignazio Giovanni Cadolini, arzobispo de Spoleto, le indicó que pusiese por escrito sus experiencias místicas. En una de las visiones que tuvo, Cristo advirtió a Gertrude de la procedencia de sus sufrimientos. El Redentor portaba la cruz cuando le dijo: «así es como te quiero, serás la vergüenza de todos. Te verás oprimida, y a pesar de ser acosada por los demonios, sufrirás por causa de los confesores. Desearán ayudarte, pero no podrán…». Pues bien, Mons. Cadolini durante cinco años juzgó que las visiones eran fruto de su orgullo, instigadas por el diablo. Le fue impuesta una pena y sufrió la incomprensión de la comunidad. Pero ella seguía viviendo cautiva de ese amor al Sacratísimo Corazón de Jesús. Y en los celestiales coloquios recibía grandes consuelos: «Aquí hija está tu hogar, aquí descansarás, pide lo que quieras, pon aquí todo corazón que yo lo aceptaré, los de los justos por amarme, los de los pecadores para convertirlos, los de los incrédulos para que puedan regresar a mi Iglesia». Entretanto, el demonio atentaba contra ella golpeándola con saña además de infligirle otros atentados varios.

En un momento dado, Mons. Cadolini quiso trasladarla a Ferrara, de cuya sede ya era cardenal, para que se integrase en una fundación que él quería poner en marcha. La salida del monasterio era costosa, pero la beata antepuso la obediencia, respondiendo: «Yo nada decido, sólo quiero lo que quiere Dios». Y se ve que Él quiso que permaneciera en Spoleto. Lo que sí culminó fue su relación con el prelado. El jesuita P. Paterniani, confesor y biógrafo suyo, ha narrado la extraordinaria vida de esta mujer que, aún enferma desde 1847, hallándose en su lecho dirigía a la comunidad y tenía bríos para alentarla en la observancia rigurosa del carisma que la congregaba. En la Semana Santa de ese año vivió la Pasión de Cristo como manifestó la novicia Pellegrini: «alrededor de la cabeza tiene como señales en forma de corona de espinas, cerca del corazón tiene una herida abierta y llena de sangre viva, apareció una señal sonrojada en el medio de las manos…». Tras una ligera mejoría, al llegar la Pascua Gertrude empeoró de nuevo aunque siguió rigiendo el monasterio hasta que falleció el 12 de septiembre de 1847.     I O Vilchez

Publicado en Biografías, Orden benedictina | Deja un comentario

XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO -CICLO A- 16 de Julio

“OTRA CAYÓ EN TIERRA BUENA Y DIO FRUTO”

(Mateo 13, 1-9)

SANTO EVANGELIO:

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y toda la gente se quedó de pie en la orilla.

Les habló muchas cosas en parábolas:

«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron.

Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda brotó enseguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.

Otra cayó entre abrojos, que crecieron y la ahogaron.

Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una, ciento; otra, sesenta; otra, treinta.

El que tenga oídos, que oiga».

Palabra del Señor.

LLAMADOS A DAR O HACER ALGO  (Javier Leoz)

Avanza el mes de julio y también el Tiempo Ordinario con el que vamos descubriendo, siguiendo y escuchando los pensamientos y estilo de Jesús de Nazaret.

1. En estos tres próximos domingos, incluido el de hoy, vamos a meditar tres impresionantes parábolas conocidas como las parábolas del Reino.

¿Qué pretenden? Ni más ni menos que sensibilizarnos, interpelarnos seriamente en el cómo vivimos nuestra fe y si hacemos algo por transmitirla a los demás.

¡Cuántas cosas recibimos de Dios! Hay algunos que dicen que no; que todo lo que son, adquieren, mueven y disfrutan, es fruto de la casualidad o del propio esfuerzo.

Los creyentes, sin embargo, sabemos que Dios dirige como nadie esta complicada maquinaria del mundo y que, nada de lo que acontece en él, ocurre sin su consentimiento.

Qué bueno sería que saboreásemos la parábola de este domingo. Salió el sembrador a sembrar y, encontró a gente como nosotros. Y por si no nos hemos dado cuenta, nosotros, somos campo y sembradores a la vez. ¿Que…cómo puede ser? ¿Que es imposible? ¡Somos siembra y sembrador!

Desde el día de nuestro Bautismo, el Señor, puso en nosotros la semilla de la fe. A continuación, con el paso de los años, en el campo de nuestra vida espiritual, el Señor ha ido depositando, una y otra vez, simientes de su amor, de su Eucaristía, del Sacramento de la Reconciliación. ¿O es que, los sacramentos, no son pepitas de las buenas, de esas que crecen y nos hacen fuertes frente a tantas adversidades?

Pero, como en los campos castigados por la sequía o por la cizaña, también con nosotros ocurre algo parecido: o queremos y no podemos, o dejamos malograr aquello que Dios depositó en lo más hondo de nuestras entrañas.

2. ¿Qué tal va la cosecha? Nos pregunta el Señor en este domingo. Que ¿qué tal va, Señor? ¡Aquí nos tienes! Lo intentamos; queremos ser de los tuyos, pero somos muy nuestros; queremos dar la cara por ti, pero tenemos miedo a que nos lastimen; nos gustaría anunciar tu Reino, pero preferimos sentarnos frente al televisor y dejarnos seducir por los anuncios de bienes pasajeros.

Es así, amigos; nuestra vida cristiana ha estado muy acostumbrada a recibir. ¿Y cuándo vamos a dar? ¿Cómo San Pablo, sabemos de quién nos hemos fiado? Un campo, como el de los cristianos, no puede estar en permanente vacación. Mejor dicho; una vida, como la de los cristianos, no puede conformarse con mirar hacia el cielo; con esperar a que todo se nos dé hecho. Hemos recibido mucho y, en justicia y por contraprestación, por amor a Dios y por coherencia, hemos de brindar algo de lo mucho que Dios nos da. ¿Lo intentamos?

-Los que sois padres ¿por qué no os involucráis un poco más en la educación cristiana de vuestros hijos? ¿Estáis dando el tanto por ciento que Dios espera de vosotros?

-Los que somos sacerdotes ¿anunciamos el Reino con todas las consecuencias o…lo hacemos de una forma dulce y descafeinada para no herir sensibilidades? ¿Tal vez –como dice Papa Francisco- más funcionarios que consagrados?

-Los que sois políticos o tenéis algún cargo de responsabilidad ¿Lo hacéis para todos o sólo para algunos?

-Los que sois jóvenes ¿sentís, en vuestra vida, algo más que la pura apariencia, las prisas, el disfrute o la fiesta?

-Los que sois niños ¿os dais cuenta de lo mucho que otros hacen por vosotros?

Un campo, el espiritual, que no se cuida, el día de mañana nos pasa factura.

3. Sí; es verdad. Tenemos que hacer todos, algo más. ¡Hemos recibido tanto! ¡No podemos guardar, el tesoro de la fe, en el banco de nuestros propios intereses! No podemos consentir que, la semilla de la fe, se pierda por falta de interés, por timidez, por falsas vergüenzas o, simplemente, porque ya no nos hemos preocupado de regalarla con el abono de la oración, la Palabra de Dios, la caridad o la Eucaristía dominical.

Por cierto, hoy más que nunca, el sembrador sigue mirando y saliendo a sus campos. El Señor, sigue observando a los creyentes y ¡cuánto espera de ellos! ¡Cuánto espera de nosotros!

¿Estamos dispuestos hacer algo por Cristo? Para muestra un botón; miremos a nuestro alrededor. ¡Cuántas almas secas! ¡Cuántos corazones que palpitan con todo y de todo, menos con Dios! ¡Cuánto maligno disfrazado de bienestar aparente!

Si, amigos; a tiempos difíciles… cristianos valientes y convencidos. En tiempos de incredulidad; hombres y mujeres que sepan en quién creen, por qué y para qué. Hay que huir del “cristiano bajo mínimos” y lanzarnos con todas las consecuencias, con audacia y entusiasmo, a la siembra de Cristo en el mundo. Y es que, un domingo más, sale el sembrador….y malo será que nos encuentre al “0” por ciento.

ORACIÓN: QUIERO, SEÑOR

Ser campo, donde tu mano siembre,

y trabajo donde yo me afane.

Ser camino por donde tú te acerques,

y sendero por el que otros, al avanzar con ellos,

puedan llegar a conocerte y amarte.

QUIERO, SEÑOR

Que las piedras que entorpecen tu gran obra

las deje a un lado, con la ayuda de tu Palabra

Que la superficialidad en la que navego

dé lugar a la profundidad de tu Misterio

QUIERO, SEÑOR

Que nunca se seque en mí

lo que, en mi Bautismo, Tú iniciaste

Que las zarzas del materialismo

no ahoguen la vida del Espíritu

que en mi alma habita

Que el sol abrasador, de la comodidad

o del materialismo,

nunca sean más grandes que mi deseo

de amarte, seguirte y ofrecer mi vida por Ti.

QUIERO, SEÑOR

Dar el diez, o el veinte o el treinta por ciento

por Ti y por tu Reino,

más, bien Tú lo sabes,

que eres el Dueño de mi hacienda

el responsable de mis campos

la mano certera de mis sembrados

QUIERO, SEÑOR

Que lo que me des, yo esté dispuesto

a entregarlo a todos aquellos

que todavía no te conocen

QUIERO, SEÑOR

Que, siendo campo con tantas posibilidades,

metas Tú, la mano del Buen Sembrador,

y recojas lo que más necesites

para el mundo y para mis hermanos

Amén.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, HOY 16 DE JULIO

EL ESCAPULARIO ACREDITADO

Muchos Papas, santos como San Alfonso Ligorio, San Juan Bosco, San Claudio de la Colombiere, y San Pedro Poveda, tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y llevaban el escapulario. Juan Pablo II, que quiso ser carmelita, ha manifestado que lleva el escapulario de la Virgen, como Terciario Carmelita que ha profesado. Los teólogos han explicado que según la promesa de la Virgen, quien tenga impuesto el escapulario y lo lleve, recibirá de María a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia final.

Para el cristiano, el escapulario es una señal de su compromiso de vivir la vida cristiana siguiendo el ejemplo de la Virgen Santísima y el signo del amor y la protección maternal de María, que envuelve a sus devotos en su manto, como lo hizo con Jesús al nacer, como Madre que cobija a sus hijos. Cubrió Dios con un manto a Adán y Eva después del pecado; Jonatán dio su manto a David en señal de su amistad, y Elías le dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida. San Pablo nos dice que nos revistamos de Cristo, con el vestido de sus virtudes. El escapulario es el signo de que pertenecemos a María como sus hijos, consagrados y entregados a ella, para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. En el himno de la carta a los Efesios (1,3), oración de bendición a Dios Padre, San Pablo delinea las diferentes etapas del plan de salvación a través de la obra de Cristo. En el centro resuena la palabra griega «mysterion», un término asociado a los verbos que hacen referencia a la revelación («revelar», «conocer», «manifestar»). Este es el gran proyecto secreto que el Padre había custodiado en sí mismo desde la eternidad y que había decidido actuar y revelar «cuando llegase el momento culminante» en Jesucristo, su Hijo. En el himno aparecen salpicadas las acciones salvíficas de Dios por Cristo en el Espíritu. El Padre nos escoge desde la eternidad para que seamos santos e irreprochables en el amor, después nos predestina a ser sus hijos, nos redime y nos perdona los pecados, nos desvela plenamente el misterio de la salvación en Cristo, y nos da la herencia eterna, ofreciéndonos ya desde ahora como prenda el don del Espíritu Santo prenda de la resurrección final.

FÁTIMA Y EL ESCAPULARIO  

En la última aparición de Fátima, octubre de 1917, día del milagro del sol, la Virgen vino vestida con el hábito carmelita y con el escapulario en la mano. El Papa Pío XII, que recomendó frecuentemente el Escapulario, en 1951, 700 aniversario de la aparición de Nuestra Señora a San Simón Stock, ante una numerosa audiencia en Roma, exhortó a vestir el Escapulario como “Signo de Consagración al Inmaculado Corazón de María, que nos marca como hijos escogidos de María y se convierte para nosotros en un “Vestido de Gracia”.

PLEGARIA

Madre del Carmelo:

Tengo mil dificultades, ayúdame.

De los enemigos del alma, sálvame.

En mis desaciertos, ilumíname.

En mis dudas y penas, confórtame.

En mis enfermedades, fortaléceme.

Cuando me desprecien, anímame.

En las tentaciones, defiéndeme. En horas difíciles, consuélame.

De mis pecados, perdóname.

Con tu corazón maternal, ámame.

Con tu inmenso poder, protégeme en tus brazos de Madre.

Al expirar, recíbeme.

Virgen Santísima del Carmen,

ruega por nosotros. Amén.”

 

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones | Etiquetado | Comentarios desactivados en XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO -CICLO A- 16 de Julio

LA CARRETILLA DEL TRAPECISTA

Un circo ambulante hacia las delicias del público.

Un trapecista se colocaba sobre un alambre tensado entre dos extremos del circo y a mucha altura desarrollaba sus ejercicios de acrobacia. Una de sus demostraciones consistía  en  llevar una carretilla sobre el alambre. Llega  a la meta. Se vuelve y retrocede. Se detiene. Grita desde arriba a los espectadores: “¿Creen que puedo arrastrar la carretilla hasta el otro extremo?”.

Todos toman la pregunta como una broma y le gritan en voz alta: “Naturalmente, si la has pasado antes”.

Pero el artista no se conforma con esto y se dirige directamente a uno de la primera fila y le pregunta: “¿Lo cree usted realmente?”

De nuevo brota el mismo grito de entusiasmo: “¡Sí, naturalmente!”. “Entonces -dice el artista- venga y siéntese en mi carretilla”.

Silencio desconcertante.

REFLEXIÓN:

Todos conocemos personas capaces de “taladrar-te”, como dicen los jóvenes, para “venderte la moto” de cómo debería ir el mundo.

Ahora pienso en una persona, al que considero un buen amigo, pero que se encuentra obsesionado por conseguir y ver el paraíso terrenal de la fraternidad, en un país de América del sur. Es un auténtico militante. Mas si entráramos a valorar su relación con los miembros de su hogar, su mujer y los hijos, nos sorprendería su falta de respeto y de colaboración. Se repite la escena del entusiasta espectador que no acepta subirse a la  “carretilla” de su propia casa.

 Todos conocemos a muchas personas (quizás bien cercanas) que se llaman creyentes (practicantes o no) pero que no han subido al “carro” y no piensan subir, alguno con la excusa de que no tiene tiempo. Me recuerda aquel feligrés que antes de morir encargó a su hermana que fuera a comprar un crucifijo y lo guardara en la cómoda por si un día lo tenía que utilizar.

 La cantante Nuria Feliu, como si conociera el cuento del trapecista, canta la relación amorosa en estos términos: “Poco a poco … sencillamente, tu compañía, poco a poco en ti me ha transformado”.

 Para los que tenemos al trapecista Jesús por referente, este nos invita a perder el miedo, a tener confianza en él y subir al “carro”.

 Las teorías o los discursos de poco sirven. Sólo tú compañía, despacio, en tí me ha transformado.

Publicado en Reflexiones | Comentarios desactivados en LA CARRETILLA DEL TRAPECISTA

SAN BENITO DE NURSIA – PATRÓN DE EUROPA, 11 de Julio

«Nada absolutamente antepongan a Cristo, el cual nos lleve a todos juntamente a la vida eterna» cap. 72 

El Libro Segundo de los Diálogos, que san Gregorio Magno redactó unos cuarenta años después de la muerte de Benito, es el texto del que acostumbran a extraerse los datos de su vida. Pero este relato no es una biografía al uso; se limita a exponer hechos prodigiosos, que debieron narrar a Gregorio en el momento en que se hallaba redactando los Diálogos estos dos abades: Constantino sucesor de Benito en Montecassino, y Honorato, que presidía le comunidad de Subiaco. A Gregorio le interesó destacar la santidad de este patriarca del monacato occidental, y no tanto el discurrir cronológico de los hechos.

Benito nació en Nursia, Italia, hacia el año 480 en el seno de una familia de patricios. En su juventud cursó en Roma derecho, retórica y filosofía. En esa época dio otro rumbo a su existencia radicalmente opuesto al que llevaba: se había contaminado, en cierto modo, de la vida licenciosa de otros jóvenes coetáneos. Su hermana Escolástica le precedió en su consagración. Él comenzó retirándose a Enfide (Affile en la actualidad) para iniciar una experiencia eremítica signada por la oración, estudio, ascesis y penitencia, que ya no abandonaría. Tras veinte años de soledad, eligió el monte Subiaco para seguir retirado del mundo. Durante tres años habitó en una cueva bajo la guía de Romano, un ermitaño que moraba en otra oquedad cercana; éste le impondría el hábito monástico.

La siguiente etapa le llevó a convivir con los monjes de Vicovaro, quienes le eligieron sustituto del prior fallecido. Al parecer, las exigencias de la regla impuesta por Benito no fueron de su agrado, y tomaron el áspero camino de la venganza. Se quisieron desembarazar de él mediante una pócima venenosa que echaron en su vaso, pero cuando estaba a punto de beberlo, éste se quebró en pedazos.

Benito quedó consternado. Retornó a Subiaco con la idea de fundar nuevos monasterios y dio inicio al primero de ellos con el grupo de jóvenes que se congregó en torno a él. A éste le siguieron otros difuminados por la región. Al saberse objeto de envidia de monjes vecinos, abandonó el lugar para establecerse en Montecassino. Allí erigió otra abadía el año 529, y redactó hacia el 540 su conocida Regula monasteriorum (regla de los monasterios), fruto de su acrisolada experiencia monástica, punto de referencia ineludible para la vida monacal que la ha tenido como norma durante más de 1500 años. Su unánime aceptación ha sido la artífice del título otorgado a Benito como «patriarca del monacato occidental». El hecho de estar fundamentada en las Sagradas Escrituras y en la tradición de la Iglesia ha contribuido a que mantenga su frescura inicial. En ella no se atisba la inducción a extremadas penitencias, sino la exhortación a una vida cimentada en los pilares de la consagración: humildad, obediencia y abnegación. Al tiempo, realza la hospitalidad característica del monacato y subraya el valor incalculable del estudio. El objetivo primordial: la santidad de vida guiada por el «ora et labora». El santo abad quería conducir a todos «a Dios por el trabajo de la obediencia, de la que habían salido por la pereza de la desobediencia». La vivencia de la caridad, y la pobreza, siempre con un espíritu de fraternal y gozoso servicio por amor a Dios, ejercido en silencio, irían moldeando el discurrir de todos.

Benito fue agraciado con dones diversos, entre otros, el de milagros y el de profecía; era un dechado de virtudes. En su regla se aprecian muchas de ellas a través del perfil que trazó sobre la figura del abad, destacando el rigor que debe caracterizarle y la responsabilidad que encarna. En el primer capítulo de la misma hizo notar: «El abad debe acordarse siempre de lo que es, debe recordar el nombre que lleva, y saber que a quien más se le confía, más se le exige. Y sepa qué difícil y ardua es la tarea que toma: regir almas y servir los temperamentos de muchos, pues con unos debe emplear halagos, reprensiones con otros, y con otros consejos. Deberá conformarse y adaptarse a todos según su condición e inteligencia, de modo que no sólo no padezca detrimento la grey que le ha sido confiada, sino que él pueda alegrarse con el crecimiento del buen rebaño». Personalmente contribuyó sin descanso a ese incremento de vocaciones al que aludía. Desde Montecassino impulsó la creación de nuevos monasterios, auténticos bastiones de fe y cultura en los que se formaron incontables monjes dando lance en esos momentos a una época caracterizada por una profunda crisis espiritual.

Su hermana santa Escolástica, que compartió con él similar vocación al monacato, moraba con su comunidad en las estribaciones de Montecassino. Acostumbrados a compartir sus altos ideales, ambos se veían semanalmente de forma puntual. Al final del día, Benito regresaba al monasterio con los monjes que le acompañaban. Pero en una ocasión, Escolástica le rogó que se quedase hasta el día siguiente. El cumplimiento de la petición no entraba en los planes de Benito, riguroso observante de su regla. Se propuso partir desoyendo el ruego de su hermana, cuando una súbita tempestad le obligó a permanecer junto a ella. Viéndose sorprendido por esta contingencia meteorológica, que apareció de improviso, reconvino a Escolástica haciéndole «culpable» de la misma. Ella, paciente y animosa, replicó con ternura que al ver rechazada su petición, elevó sus ruegos a Dios y Él la escuchó. Poco tiempo después, su alma volaba al cielo, y su hermano, en un éxtasis, contemplaba su ingreso en la gloria eterna. Benito no tardó mucho en seguirla. Vaticinó su muerte que se produjo el 21 de marzo de 547, pocos días después de la de su santa hermana. Fue canonizado por Honorio III en 1220. Pablo VI lo proclamó Patrón de Europa en 1964 con la carta apostólica «Pacis nuntius».

 

Publicado en Biografías, Comunidad, Devociones, Orden benedictina | Comentarios desactivados en SAN BENITO DE NURSIA – PATRÓN DE EUROPA, 11 de Julio

XIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO -Ciclo A- 2 de Julio

«EL QUE PIERDA SU VIDA LA ENCONTRARÁ»

(Mateo 10, 37-42)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no carga con su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá recompensa de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa».

Palabra del Señor  

“JESÚS NOS HABLA A CADA UNO DE NOSOTROS”

Si el Señor nos eligió y nos llamó por nuestro nombre ¿qué quiere decirme? Pues muy sencillo: que Él está por encima de todo, pero que eso no significa que haya que abandonar a nadie. El único abandono que nos pide es todo aquello que no se acerca ni de lejos a lo que Jesús desea que sean nuestras vidas. Dejar todas aquellas cosas, burdas o sutiles, que nos esclavizan y que son incompatibles con su presencia cercana. Porque ni el egoísmo, ni el amor al dinero, ni el abuso, del tipo que sea, contra las personas de nuestro entorno o las lejanas, ni la explotación de los más débiles, ni la acepción de personas son cosas que se pueden hacer estando con Jesús. Y lo malo es que muchas cosas de esas que he citado son, a veces, más importantes para nosotros que nuestros padres, madres, hijos o hermanos. A veces es muy difícil abandonar a nuestros “falsos padres”. A aquellas tendencias o costumbres, o filiaciones sociales o políticas, que nos alejan de Jesús de Nazaret y del Reino de Dios. Nuestra cruz puede estar en trabajar correctamente, en mejorar el entorno de los demás, en luchar contra todo pronóstico para conseguir la paz y la libertad, nuestras y de nuestros hermanos.  Benditos sean quienes hacen el supremo esfuerzo –por amor a Jesús de no tener otro enamoramiento que el de Jesús.

Citas para reflexionar:

  • “Los cristianos deben tener el corazón lleno de amor, deben ser prudentes y a la vez astutos, pero jamás violentos ¡El mal no se puede combatir con el mal!” Papa Francisco
  • “Es el amor lo que da precio a todas nuestras obras; no es por la grandeza y multiplicidad de nuestras obras por lo que agradamos a Dios, sino por el amor con que las hacemos ” San Francisco de Sales
  • “Dios nunca nos abandona a menos que nosotros le abandonemos a Él” San Agustín

Efemérides y noticias:

  • La “Colecta por el Óbolo de San Pedro” costumbre antigua de la Iglesia universal, se le entrega al Papa. No necesariamente está destinada al mantenimiento de la actividad pontificia, él dispone de ella para atender las necesidades que considere oportunas.
  • El Papa crea 5 nuevos cardenales, entre ellos a Mons. Omella a los que instó a seguir a Jesús con decisión. Después saludaron a Benedicto XVI.
  • El Papa recibió a un grupo de 35 mujeres separadas o divorciadas, pertenecientes al “Grupo Santa Teresa” de la diócesis de Toledo.
  • En el Día internacional contra la tortura, el Papa la condena y pide abolirla y apoyar a las víctimas.
  • El 25 aniversario de la ordenación episcopal del Papa Francisco coincide con los 40 años de cardenal de Benedicto XVI.
  • Sudán del Sur es un país casi olvidado, atravesado por una feroz guerra civil. «El Papa irá cuando los líderes en pugna reabran el diálogo».
  • Cáritas se las ingenia para seguir ayudando en Venezuela, consigue la entrada de productos básicos.
  • El viernes 23 la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid volvieron a atacarla, intentaron quemarla.
  • La crisis no ha acabado todavía para siete de cada diez familias. Muchas han agotado sus recursos y no pueden hacer frente a más problemas. Infme FOESSA.
  • Sesenta religiosos y laicos vicencianos serán beatificados en noviembre en Madrid.
  • El jueves pasado sor Rosario, religiosa de la Congregación de las Esclavas de la Inmaculada Niña de Granada, fue agredida en la calle por un joven de unos 25 años. Tras romperle la nariz de un puñetazo, le dijo: “Esto por ser monja”.

ORACIÓN: NO TE PIDO SEÑOR

No te pido Señor, que me quites la cruz,
sino que me des una espalda fuerte para llevarla,
un corazón generoso para amarla
y una sonrisa para aceptarla.
Llevar la cruz con dignidad,
no sólo llevarla con paciencia.
Sólo así mi vida podrá llamarse
verdaderamente cristiana porque
se transformará en ti y llegaré
a  ser otro Cristo.                                               
Amen.

“LOADO SEAS, MI SEÑOR, TAMBIÉN POR LOS MEDIOS DE TRANSPORTE”

Celebramos la Jornada de responsabilidad en el tráfico en este primer domingo de julio. Este es el lema con el que los obispos españoles quieren invitar “a bendecir y loar al Dios de la creación, por tanta belleza como nos regala y por la oportunidad que nos brinda de contemplarla”. Ahora que comienzan las vacaciones podemos ejercitar la virtud de la hospitalidad, no sólo con los amigos, también con los de fuera. Es en estos pequeños detalles donde se demuestra que tenemos fe. Lo demás es engañar y engañarnos.

“LOS PECADOS DEL TRÁFICO”

Nos han parecido oportunas y muy justas las exhortaciones que el Magisterio de la Iglesia ha dado recientemente sobre la conducta de los cristianos en el tráfico rodado. Ahora que empiezan las vacaciones en el hemisferio norte y lo hacen, precisamente, en muchos de los casos en estos días primeros de julio, hemos de meditar un tanto sobre ello, porque una gran mayoría sigue realizando sus vacaciones en automóvil o en autobús.

LACRA IMPORTANTE

Los accidentes de carretera siguen siendo una lacra muy importante en la vida de todos los países. En España la implantación del carné de conducir por puntos evitó, en parte, esa sangría semanal que nos ofrecen las estadísticas de accidentes. Y aunque los fallecidos en carretera son menos, todavía no se ha llegado a una realidad menos grave. Parece que es, de todos modos, la coacción y las medidas fuertes las que “pacifican” a los conductores, cuando tendría que ser el convencimiento y el ejercicio de la responsabilidad lo que debería de imperar.

QUINTO MANDAMIENTO

En el caso de los cristianos nos debemos a nuestra fe que está basada en el amor a los hermanos, en no desearles daño alguno y en buscar su felicidad. El Quinto Mandamiento de la Ley de Dios nos dice breve y taxativamente: “No matarás” y en la conducción de vehículos cualquier imprudencia o limitación mata. Mata a inocentes, casi siempre a los que más se quieren a los miembros de la familia. Y eso es terrible. Como cristianos hemos de estar perfectamente preparados, en condiciones físicas y psicológicas óptimas y también el vehículo. Es una gravísima responsabilidad beber alcohol antes de conducir pues ya sabemos que afecta a la conducción. Y aunque las normas legales para la ingesta de alcohol ya marcan unos límites muy estrechos y reducidos, mejor sería olvidarse de las bebidas cuando se va a conducir.

VACACIONES = ALEGRÍA Y DESCANSO

Hay muchos tipos de vacaciones. Sin embargo, Dios está en todas partes. Y allí se nos puede presentar. Además, nosotros no debemos dar “vacaciones” a Dios, ni tampoco a nuestras creencias. Es posible que nuestra “habitualidad” religiosa nos comunique un conformismo no pensado y puede ser que cualquier paisaje inédito nos abra el corazón hacia nuevas vivencias espirituales.

Las vacaciones además traen alegría y ésta es muy necesaria. La alegría debe estar muy cerca de nosotros. La tristeza y la falta de paz interior siempre presagian situaciones internas de tibieza. Asimismo, se conocen gentes nuevas y en esos otros hermanos con lo que entramos en contacto podemos encontrar nuevos caminos para mejorar.

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones | Etiquetado | Comentarios desactivados en XIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO -Ciclo A- 2 de Julio