SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS -Ciclo B- 20 de Mayo “DÍA DE ACCIÓN CATÓLICA Y DEL APOSTOLADO SEGLAR”

«RECIBID EL ESPÍRITU SANTO»

«EL ESPÍRITU NOS ANIMA Y NOS SOSTIENE»

SANTO EVANGELIO  (Juan 20, 19 – 23)

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

«Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados;

Palabra del Señor

“ESPÍRITU SANTO ¡VEN!”

El Dogma sobre el Espíritu Santo. De mayo a julio del año 381, el emperador Teodosio I reunió en Constantinopla a 185 obispos de Oriente y Occidente. De ellos 150 a favor y 36  que decían: el Espíritu Santo no es Dios. El Concilio dijo: “reciba una misma adoración y gloria” por tanto, es Dios que procede del Padre y del Hijo. El emperador impuso el Credo nicenoconstantinopolitano, el mismo que hoy rezamos en las iglesias desde hace 1.400 años. El Espíritu Santo tiene larga biografía en el Antiguo y Nuevo Testamento. ¿Habría mártires sin el Espíritu Santo? ¿Habría vírgenes que se consagrarían a Cristo en cuerpo y alma? ¿Habría hombres que dejarían todo para configurarse con Cristo, Cabeza y Pastor? ¿Habría laicos bien comprometidos con la causa de la Iglesia y de la evangelización sin el Espíritu Santo? El Espíritu Santo es el protagonista de la historia sagrada y eclesial y  dirige los destinos de la Iglesia por los siglos y siglos.

Yo creo en el Espíritu de la Iglesia con su programa de amor contra el egoísmo campante, avasallador y pagano; de la verdad eterna contra el error vocinglero y ensordecedor; de la virtud contra el pecado demoledor y camuflado. Yo creo en el Espíritu de Dios, que cada mañana habla con mi espíritu de hombre y le aconseja, le corrige, le insinúa, le manda, le prohíbe, le tonifica, le enseña a tasar y discernir bien estas cosas del corazón, el cuerpo, las lágrimas y las risas, de los estados terminales del alma, la gloria, la eternidad y Dios. 

Citas para reflexionar:

  • “La educación cristiana es un derecho de los niños y un deber de padres y padrinos ” Papa Francisco
  • “La eutanasia no es símbolo de progreso. La muerte digna es un eufemismo engañoso pues existen soluciones alternativas como los cuidados alternativos ” Cardenal Blázquez
  • “Solamente Dios es el dueño de la vida y de su tiempo. Tu misión es cuidarla y promoverla” Cardenal Osoro

Noticias de la Iglesia:

  • El Papa pide difundir el evangelio en todo el mundo.
  • Cor orans -Corazón orante- es la esperada reforma de la vida contemplativa, está orientada a cómo abordar el futuro de los monasterios que se vacían. Se refuerza el papel de las federaciones.
  • En más de mil pueblos de España no ha nacido ningún niño desde el 1 de enero de 2.012. Hay capitales de provincia donde más del 25%  de su población superan los 65 años.
  • Los médicos españoles arremeten contra la despenalización de la eutanasia. 60.000 personas mueren cada año sin acceso a los cuidados paliativos, es indecente legislar sobre la eutanasia.
  • La Asociación de Docentes de Religión de Centros Públicos de Extremadura han denunciado la intención de la Junta de reducir su horario de clases  de Religión el próximo curso escolar.
  • Mons. Asenjo defiende la unidad de España y considera perversa la ley LGTBi de Andalucía. Advierte contra la legalización de la eutanasia.
  • La Diócesis de León remarca el “papel fundamental de la vocación de los laicos” para hacer “Iglesia en el mundo” en la celebración del Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar.

¿QUÉ ES PENTECOSTÉS?

La fiesta de Pentecostés ha quedado plenamente integrada en el tiempo pascual en la ordenación de la liturgia posterior al Concilio Vaticano II.

Algunos detalles señalan este carácter festivo:

*El Evangelio que se lee es el mismo que se leía en la tarde del domingo de resurrección, la despedida incluye el doble Aleluya y terminada la misa y vísperas se retira el cirio pascual instalándolo en el bautisterio.

*El color rojo destaca el carácter festivo del día, asociado a las celebraciones del Espíritu Santo.

*La fiesta tiene una misa propia para la tarde anterior con abundancia de lecturas que pueden propiciar una vigilia de oración.

*En torno a esta fiesta se suelen celebrar las confirmaciones cerrando así también el tiempo de los sacramentos pascuales de la iniciación cristiana.

*La fiesta como la de la Resurrección y la Ascensión tiene la máxima categoría en el calendario cristiano.

ORACIÓN: TODO ESO LO ERES TU

La luz que se impone a la  oscuridad

La certeza que vence a las  dudas

La alegría que salta sobre  la tristeza

En el desconsuelo, eres un  abrazo

En el llanto, eres pañuelo  abierto

En la desilusión, eres  aliento

Cuando caigo, me levantas

Si me desanimo, me aconsejas

Si me creo único, me das la  humildad

Frente a la cobardía, me  ofreces valentía

Ante la adversidad, me  aportas soluciones

En la incomodidad, me señalas  la paciencia

Eso, y mucho más, Espíritu  Santo

Eso, y mucho más, voz de  Dios

Eso, y mucho más, brisa de  la tarde

Eso, y mucho más, soplo del  cielo.

GARABANDAL Y NTRA. SRA. DEL CARMEN

Entre los años 1961 y 1965 en San Sebastián de Garabandal (Cantabria, España), cuatro niñas, Conchita, Jacinta, Mari Loli y Maricruz, dicen haber recibido apariciones de San Miguel Arcángel y de la Virgen María en advocación del Carmen. Las supuestas apariciones atrajeron a multitudes y, al igual que otros fenómenos similares, hasta el día de hoy son un lugar de peregrinación para muchos católicos y ha generado tanto positivos frutos de conversiones religiosas, como también algunos fanatismos.

Las experiencias se dieron en medio de hechos extraordinarios, como la insensibilidad de los ojos a los flashes de las cámaras fotográficas, caminatas hacia atrás a gran velocidad sin mirar el trayecto, caídas repentinas de espaldas sin sufrir ningún daño, curaciones inexplicables y otros fenómenos fuera de lo normal. Los mensajes se centraron en la importancia de hacer sacrificios y en la advertencia de que si no hay una conversión del mundo, vendrá un castigo muy grande. También con gran preocupación por la corrupción en la Iglesia y la falta de devoción eucarística, siempre enfatizaron la cercanía de un gran castigo si no se opera un cambio.

Uno de los mayores expertos en el tema de las “apariciones marianas”, el sacerdote y teólogo René Laurentin, ubica el fenómeno de Garabandal entre los casos conflictivos, de difícil solución. Laurentin confiesa la complejidad del caso, ya que Garabandal contó desde siempre con fervientes defensores con sus testimonios de conversiones auténticas, entre los que se incluyen varios sacerdotes y teólogos, así como también con fuertes cuestionamientos y críticas.

Los argumentos más negativos han sido la falta de transparencia y el anuncio de prodigios que no se cumplieron, y a eso se agregan grupos fanáticos que embanderados con Garabandal generan actitudes de resistencia y dificultades pastorales. La Iglesia, siempre prudente, ha aprobado poquísimas apariciones y se ha manifestado con declaraciones de falsedad, pero sólo en los casos en que lo exigía el bien de los fieles. La mayoría de las veces no se llega a emitir un juicio, simplemente se deja al discernimiento y cuidado de los pastores.

En el caso de Garabandal la evolución pastoral ha sido positiva y se ha tornado más pacífica con el paso del tiempo. La Santa Sede no ha dado una opinión propia, sino que respalda el discernimiento de los obispos locales.

De momento los obispos no creen que haya nada sobrenatural en las presuntas apariciones, pero esto no es un juicio definitivo. Tampoco se han pronunciado en contra del contenido de los mensajes. Simplemente acompañan en el discernimiento y dan orientaciones a los fieles.

El 2 de febrero de este 2018 se estrenó la película “Solo Dios lo sabe” sobre las apariciones marianas en San Sebastián de Garabandal, con un impecable resultado interpretativo y muy buen acabado técnico.

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones, Testimonios | Etiquetado | Deja un comentario

COR ORANS

El Vaticano confirmó el 15 de mayo de 2018 su gran respeto por la vida contemplativa al publicar Cor Orans, un texto que proporciona instrucciones sobre cómo aplicar la Constitución Apostólica del Papa Francisco 2016 Vultum Dei Quaerere. El documento está dirigido a religiosas católicas en comunidades contemplativas.

Cor Orans fue presentado durante una conferencia de prensa en la Oficina de Prensa de la Santa Sede encabezada por el arzobispo José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, y por el subsecretario de la misma Congregación, el Padre Sebastiano Paciolla, informa ‘Vatican News’.

El arzobispo señaló la relevancia sobre el documento publicado, ya que hay casi 38.000 monjas de clausura en el mundo de hoy. Las religiosas de clausura ofrecen oraciones por la Iglesia y por las personas de todo el mundo.

El documento ofrece una orientación tanto práctica como espiritual. Actualiza la Constitución Apostólica Sponsa Christi Ecclesia, publicada por el Papa Pío XII, el 21 de noviembre de 1950.

Según el nuevo documento, el Papa Francisco, promulgando la Constitución Apostólica Vultum Dei quaerere, el 29 de junio de 2016, para ayudar a los contemplativos a alcanzar el objetivo de su vocación específica, invitó a la reflexión y el discernimiento sobre los contenidos precisos vinculados a la vida consagrada en general y a la tradición monástica en particular, pero no tuvo la intención de derogar Sponsa Christi Ecclesia que fue derogada solo en algunos puntos.

Como consecuencia, los dos documentos pontificios deben considerarse normativos en vigor para los monasterios de monjas y deben leerse en una visión unitaria.

Publicado en Comunidad | Deja un comentario

SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR -13 de mayo

«JESÚS FUE LLEVADO AL CIELO»

SANTO EVANGELIO (Marcos 16, 15 – 20)

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».

Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.

Ellos se fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Palabra del Señor

 “LA ASCENSIÓN”

¿Quién asciende al cielo? El mismo que vino en carne mortal, Jesús. Vino a la tierra para excitar con su presencia nuestro amor. Y después se ha ido para que lo busquemos con nostalgia, como un imán necesita tomar distancia para poder atraer hacia sí.

 ¿Por qué y para qué asciende? Porque ya cumplió su misión en la tierra y ahora, comienza su misión de mediador sentado a la diestra de su Padre Dios. Dios Padre lo entronizó como Rey para que presida la historia desde el trono celestial.

¿Cómo asciende Jesús al cielo? Con su humanidad glorificada y gloriosa y llevando las señales de la victoria: sus llagas gloriosas. Por eso, la Ascensión del Señor es una fiesta de triunfo, de victoria, de alegría. Asciende por su propio poder, porque es Dios. No se va para desentenderse de nosotros, sino para dar cuenta a su Padre de su misión cumplida.

¿Qué tarea nos deja a nosotros?  El mandato de la evangelización, es decir, ir por todo el mundo anunciando su evangelio de salvación. 

Citas para reflexionar:

  • “Santa María, Reina del Rosario, implora la misericordia de Jesús para todos nosotros pecadores” Papa Francisco
  • “Si una sociedad libre no puede ayudar a muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus poco ricos” John Fitzgerald Kennedy
  • “La ascensión de Jesús al cielo inaugura una etapa de comunicación fluida entre el cielo y la tierra.
  • Desde entonces, el cielo no es algo lejano” Mons. Demetrio, Obispo de Córdoba
  • Negarse a marcar la X en la Declaración de la Renta es un «pecado contra la Iglesia». Mons. Cañizares, Obispo de Valencia

Noticias de la Iglesia:

  • La Iglesia en salida que promueve el Papa Francisco no tiene miedo a los medios ni a la cultura de hoy. Los ve no como medios defensivos, sino como valiosos instrumentos  para cultura del encuentro. Este domingo se celebra “La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales”.
  • Decenas de miles de personas celebraron el 5 de mayo con el Papa Francisco los 50 años de la llegada a Roma de una de las realidades más pujantes de la Iglesia, el Camino Neocatecumenal, quienes fueron animados a seguir evangelizando por el mundo.
  • El Papa critica la ideología de género: lleva a la autodestrucción del hombre.
  • El programa “Puentes de Solidaridad” impulsado por el vaticano, a instancias del Papa, atiende a los miles de venezolanos que están emigrando del país–Con motivo del Día de la Madre, el Foro de la Familia reclamó: menos estereotipos y más ayuda.
  • Las Jornadas Pastoral familiar y de la Salud 2018 se clausuraron el pasado domingo, día 6 de mayo, en la Pascua del Enfermo con Eucaristía en la Real Colegiata de San Isidoro.

  Consagración al Inmaculado Corazón de María

Virgen María, Madre de Dios y madre nuestra, a tu Inmaculado Corazón consagro a mí mismo enteramente con todo lo que soy y lo que poseo.

Acógeme bajo tu maternal protección, defiéndeme en los peligros, ayúdame a superar las tentaciones que quieren llevarme al mal y preserva la pureza de mi cuerpo y de mi alma.

Que tu inmaculado Corazón sea mi refugio y el camino que me conduzca a Dios.

Obtenme la gracia de rezar y sacrificarme por amor a Jesús por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas cometidas contra Tu Inmaculado Corazón.

Por ti y por la unión con el Corazón de tu Divino Hijo, deseo vivir para la Santísima trinidad en la cual creo, a la cual adoro, en la cual espero y a la cual amo. Amén

Fátima, 8 de diciembre de 1966 Alberto,  la Obispo de Leiria-Fátima

ORACIÓN: SU ASCENSIÓN

SU ASCENSIÓN

es una llamada a mirar

hacia lo alto,

una invitación a no olvidar

la tierra de cada día.

La Ascensión de Cristo

es un “te lo has merecido”

por haber sido Hombre y Dios

Dios y Hombre.

SU ASCENSIÓN

es una huella que Cristo deja

para que nosotros, un día,

la sigamos de cerca

y podamos vivir en el cielo.   AMÉN

NTRA. SRA. DE FÁTIMA

La pequeña Lucía dos Santos tenía 10 años cuando Nuestra Señora de Fátima empezó a aparecérsele cada día 13 del mes comenzando en mayo de 1917, junto a sus primos  Francisco y Jacinta Marto, de 8 y 7 años respectivamente.

En julio, en vez de simplemente exhortar a los niños a rezar el Rosario y señalarles el paraíso, les mostró una visión terrible. “Vimos como un mar de fuego”, escribió Lucía, “y, sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas (…) con forma humana (…) entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor”.

Para alabanza de Ntra Sra de Fátima, hay que decir que la visión del infierno solo sucedió después de un año de preparación, incluyendo visitas de un ángel y mucha reconfirmación sobre el paraíso. Pero la visión afectó tan profundamente a Jacinta, que pareció cambiar su personalidad. Lo único que justificaría esta visión como algo bueno y no un ejemplo de abuso emocional sería que el infierno fuera un lugar real y nosotros estuviéramos en peligro inminente de terminar allí si no hiciéramos algo drástico. Pero es real. Y estamos en peligro.

Jesús definió la misión de la Iglesia como una predicación por “la conversión para el perdón de los pecados”. Y todos los papas desde Pío XII hasta Francisco han dicho que “el pecado del siglo es la pérdida del sentido de pecado”.

La negativa a convertirse y arrepentirse —la creencia de que el pecado en realidad no importa— está en el origen de los principales desastres morales de nuestro tiempo, desde el aborto a la trata de personas, pasando por la epidemia de pornografía y el aumento de crímenes violentos. Los que no ven ningún mal hacen cosas terribles. La visión del infierno es un correctivo necesario para la confianza presuntuosa de que todos iremos al cielo pase lo que pase. Es cierto que Dios quiere perdonarnos a todos. Pero hay una cosa que lo detiene: no nos arrepentimos.

Ntra Sra de Fátima des-idealizó la guerra. El sentido general de este mensaje estaba muy claro para los niños: la guerra no es motivo para que Dios recompense a los vencedores, sino para que castigue el pecado. El paradigma de la “recompensa” había existido durante mucho tiempo en la historia cristiana: desde Carlomagno a Juana de Arco…. héroes con la inusual virtud de una violencia inteligente. Las virtudes marciales son reales, pero son un ejemplo de Dios extrayendo el bien del mal, no de conquistar la voluntad de Dios a través de la violencia.

Nuestra Señora de Fátima homogeneizó nuestro entendimiento del martirio. Los niños tuvieron una visión del Papa “medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino”, hasta que él mismo era muerto a disparos. La Señora sabe que el martirio es glorioso en el paraíso y en la tierra, es doloroso y triste.

Los tres pastorcitos aprendieron que era absolutamente urgente que consolaran a Jesús, convirtieran a los pecadores y se comprometieran con María.

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones, Testimonios | Etiquetado | Deja un comentario

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 52 JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Queridos hermanos y hermanas:

En el proyecto de Dios, la comunicación humana es una modalidad esencial para vivir la comunión. El ser humano, imagen y semejanza del Creador, es capaz de expresar y compartir la verdad, el bien, la belleza. Es capaz de contar su propia experiencia y describir el mundo, y de construir así la memoria y la comprensión de los acontecimientos.

Pero el hombre, si sigue su propio egoísmo orgulloso, puede también hacer un mal uso de la facultad de comunicar, como muestran desde el principio los episodios bíblicos de Caín y Abel, y de la Torre de Babel (cf. Gn 4,1-16; 11,1-9). La alteración de la verdad es el síntoma típico de tal distorsión, tanto en el plano individual como en el colectivo. Por el contrario, en la fidelidad a la lógica de Dios, la comunicación se convierte en lugar para expresar la propia responsabilidad en la búsqueda de la verdad y en la construcción del bien.

Hoy, en un contexto de comunicación cada vez más veloz e inmersos dentro de un sistema digital, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, las llamadas «fake news». Dicho fenómeno nos llama a la reflexión; por eso he dedicado este mensaje al tema de la verdad, como ya hicieron en diversas ocasiones mis predecesores a partir de Pablo VI (cf. Mensaje de 1972: «Los instrumentos de comunicación social al servicio de la verdad»). Quisiera ofrecer de este modo una aportación al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad.

1. ¿Qué hay de falso en las «noticias falsas»?

«Fake news» es un término discutido y también objeto de debate. Generalmente alude a la desinformación difundida online o en los medios de comunicación tradicionales. Esta expresión se refiere, por tanto, a informaciones infundadas, basadas en datos inexistentes o distorsionados, que tienen como finalidad engañar o incluso manipular al lector para alcanzar determinados objetivos, influenciar las decisiones políticas u obtener ganancias económicas.

La eficacia de las fake news se debe, en primer lugar, a su naturaleza mimética, es decir, a su capacidad de aparecer como plausibles. En segundo lugar, estas noticias, falsas pero verosímiles, son capciosas, en el sentido de que son hábiles para capturar la atención de los destinatarios poniendo el acento en estereotipos y prejuicios extendidos dentro de un tejido social, y se apoyan en emociones fáciles de suscitar, como el ansia, el desprecio, la rabia y la frustración. Su difusión puede contar con el uso manipulador de las redes sociales y de las lógicas que garantizan su funcionamiento. De este modo, los contenidos, a pesar de carecer de fundamento, obtienen una visibilidad tal que incluso los desmentidos oficiales difícilmente consiguen contener los daños que producen.

La dificultad para desenmascarar y erradicar las fake news se debe asimismo al hecho de que las personas a menudo interactúan dentro de ambientes digitales homogéneos e impermeables a perspectivas y opiniones divergentes. El resultado de esta lógica de la desinformación es que, en lugar de realizar una sana comparación con otras fuentes de información, lo que podría poner en discusión positivamente los prejuicios y abrir un diálogo constructivo, se corre el riesgo de convertirse en actores involuntarios de la difusión de opiniones sectarias e infundadas. El drama de la desinformación es el desacreditar al otro, el presentarlo como enemigo, hasta llegar a la demonización que favorece los conflictos. Las noticias falsas revelan así la presencia de actitudes intolerantes e hipersensibles al mismo tiempo, con el único resultado de extender el peligro de la arrogancia y el odio. A esto conduce, en último análisis, la falsedad.

2. ¿Cómo podemos reconocerlas?

Ninguno de nosotros puede eximirse de la responsabilidad de hacer frente a estas falsedades. No es tarea fácil, porque la desinformación se basa frecuentemente en discursos heterogéneos, intencionadamente evasivos y sutilmente engañosos, y se sirve a veces de mecanismos refinados. Por eso son loables las iniciativas educativas que permiten aprender a leer y valorar el contexto comunicativo, y enseñan a no ser divulgadores inconscientes de la desinformación, sino activos en su desvelamiento. Son asimismo encomiables las iniciativas institucionales y jurídicas encaminadas a concretar normas que se opongan a este fenómeno, así como las que han puesto en marcha las compañías tecnológicas y de medios de comunicación, dirigidas a definir nuevos criterios para la verificación de las identidades personales que se esconden detrás de millones de perfiles digitales.

Pero la prevención y la identificación de los mecanismos de la desinformación requieren también un discernimiento atento y profundo. En efecto, se ha de desenmascarar la que se podría definir como la «lógica de la serpiente», capaz de camuflarse en todas partes y morder. Se trata de la estrategia utilizada por la «serpiente astuta» de la que habla el Libro del Génesis, la cual, en los albores de la humanidad, fue la artífice de la primera fake news (cf. Gn 3,1-15), que llevó a las trágicas consecuencias del pecado, y que se concretizaron luego en el primer fratricidio (cf. Gn 4) y en otras innumerables formas de mal contra Dios, el prójimo, la sociedad y la creación.

La estrategia de este hábil «padre de la mentira» (Jn 8,44) es la mímesis, una insidiosa y peligrosa seducción que se abre camino en el corazón del hombre con argumentaciones falsas y atrayentes. En la narración del pecado original, el tentador, efectivamente, se acerca a la mujer fingiendo ser su amigo e interesarse por su bien, y comienza su discurso con una afirmación verdadera, pero sólo en parte: «¿Conque Dios os ha dicho que no comáis de ningún árbol del jardín?» (Gn 3,1). En realidad, lo que Dios había dicho a Adán no era que no comieran de ningún árbol, sino tan solo de un árbol: «Del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás» (Gn 2,17). La mujer, respondiendo, se lo explica a la serpiente, pero se deja atraer por su provocación: «Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; pero del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: “No comáis de él ni lo toquéis, de lo contrario moriréis”» (Gn 3,2). Esta respuesta tiene un sabor legalista y pesimista: habiendo dado credibilidad al falsario y dejándose seducir por su versión de los hechos, la mujer se deja engañar. Por eso, enseguida presta atención cuando le asegura: «No, no moriréis» (v. 4). Luego, la deconstrucción del tentador asume una apariencia creíble: «Dios sabe que el día en que comáis de él, se os abrirán los ojos, y seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal» (v. 5). Finalmente, se llega a desacreditar la recomendación paternal de Dios, que estaba dirigida al bien, para seguir la seductora incitación del enemigo: «La mujer se dio cuenta de que el árbol era bueno de comer, atrayente a los ojos y deseable» (v. 6). Este episodio bíblico revela por tanto un hecho esencial para nuestro razonamiento: ninguna desinformación es inocua; por el contrario, fiarse de lo que es falso produce consecuencias nefastas. Incluso una distorsión de la verdad aparentemente leve puede tener efectos peligrosos.

De lo que se trata, de hecho, es de nuestra codicia. Las fake news se convierten a menudo en virales, es decir, se difunden de modo veloz y difícilmente manejable, no a causa de la lógica de compartir que caracteriza a las redes sociales, sino más bien por la codicia insaciable que se enciende fácilmente en el ser humano.

Las mismas motivaciones económicas y oportunistas de la desinformación tienen su raíz en la sed de poder, de tener y de gozar que en último término nos hace víctimas de un engaño mucho más trágico que el de sus manifestaciones individuales: el del mal que se mueve de falsedad en falsedad para robarnos la libertad del corazón. He aquí porqué educar en la verdad significa educar para saber discernir, valorar y ponderar los deseos y las inclinaciones que se mueven dentro de nosotros, para no encontrarnos privados del bien «cayendo» en cada tentación.

3. «La verdad os hará libres» (Jn 8,32)

La continua contaminación a través de un lenguaje engañoso termina por ofuscar la interioridad de la persona. Dostoyevski escribió algo interesante en este sentido: «Quien se miente a sí mismo y escucha sus propias mentiras, llega al punto de no poder distinguir la verdad, ni dentro de sí mismo ni en torno a sí, y de este modo comienza a perder el respeto a sí mismo y a los demás. Luego, como ya no estima a nadie, deja también de amar, y para distraer el tedio que produce la falta de cariño y ocuparse en algo, se entrega a las pasiones y a los placeres más bajos; y por culpa de sus vicios, se hace como una bestia. Y todo esto deriva del continuo mentir a los demás y a sí mismo» (Los hermanos Karamazov, II,2).

Entonces, ¿cómo defendernos? El antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad es dejarse purificar por la verdad. En la visión cristiana, la verdad no es sólo una realidad conceptual que se refiere al juicio sobre las cosas, definiéndolas como verdaderas o falsas. La verdad no es solamente el sacar a la luz cosas oscuras, «desvelar la realidad», como lleva a pensar el antiguo término griego que la designa, aletheia (de a-lethès, «no escondido»). La verdad tiene que ver con la vida entera. En la Biblia tiene el significado de apoyo, solidez, confianza, como da a entender la raíz ‘aman, de la cual procede también el Amén litúrgico. La verdad es aquello sobre lo que uno se puede apoyar para no caer. En este sentido relacional, el único verdaderamente fiable y digno de confianza, sobre el que se puede contar siempre, es decir, «verdadero», es el Dios vivo. He aquí la afirmación de Jesús: «Yo soy la verdad» (Jn 14,6). El hombre, por tanto, descubre y redescubre la verdad cuando la experimenta en sí mismo como fidelidad y fiabilidad de quien lo ama. Sólo esto libera al hombre: «La verdad os hará libres» (Jn 8,32).

Liberación de la falsedad y búsqueda de la relación: he aquí los dos ingredientes que no pueden faltar para que nuestras palabras y nuestros gestos sean verdaderos, auténticos, dignos de confianza. Para discernir la verdad es preciso distinguir lo que favorece la comunión y promueve el bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, dividir y contraponer. La verdad, por tanto, no se alcanza realmente cuando se impone como algo extrínseco e impersonal; en cambio, brota de relaciones libres entre las personas, en la escucha recíproca. Además, nunca se deja de buscar la verdad, porque siempre está al acecho la falsedad, también cuando se dicen cosas verdaderas. Una argumentación impecable puede apoyarse sobre hechos innegables, pero si se utiliza para herir a otro y desacreditarlo a los ojos de los demás, por más que parezca justa, no contiene en sí la verdad. Por sus frutos podemos distinguir la verdad de los enunciados: si suscitan polémica, fomentan divisiones, infunden resignación; o si, por el contrario, llevan a la reflexión consciente y madura, al diálogo constructivo, a una laboriosidad provechosa.

4. La paz es la verdadera noticia

El mejor antídoto contra las falsedades no son las estrategias, sino las personas, personas que, libres de la codicia, están dispuestas a escuchar, y permiten que la verdad emerja a través de la fatiga de un diálogo sincero; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje. Si el camino para evitar la expansión de la desinformación es la responsabilidad, quien tiene un compromiso especial es el que por su oficio tiene la responsabilidad de informar, es decir: el periodista, custodio de las noticias. Este, en el mundo contemporáneo, no realiza sólo un trabajo, sino una verdadera y propia misión. Tiene la tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbellino de las primicias, de recordar que en el centro de la noticia no está la velocidad en darla y el impacto sobre las cifras de audiencia, sino las personas. Informar es formar, es involucrarse en la vida de las personas. Por eso la verificación de las fuentes y la custodia de la comunicación son verdaderos y propios procesos de desarrollo del bien que generan confianza y abren caminos de comunión y de paz.

Por lo tanto, deseo dirigir un llamamiento a promover un periodismo de paz, sin entender con esta expresión un periodismo «buenista» que niegue la existencia de problemas graves y asuma tonos empalagosos. Me refiero, por el contrario, a un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos –y son la mayoría en el mundo– que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal.

Por eso, inspirándonos en una oración franciscana, podríamos dirigirnos a la Verdad en persona de la siguiente manera:

Señor, haznos instrumentos de tu paz.

Haznos reconocer el mal que se insinúa en una comunicación

que no crea comunión.

Haznos capaces de quitar el veneno de nuestros juicios.

Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas.

Tú eres fiel y digno de confianza; haz que nuestras palabras

sean semillas de bien para el mundo:

donde hay ruido, haz que practiquemos la escucha;

donde hay confusión, haz que inspiremos armonía;

donde hay ambigüedad, haz que llevemos claridad;

donde hay exclusión, haz que llevemos el compartir;

donde hay sensacionalismo, haz que usemos la sobriedad;

donde hay superficialidad, haz que planteemos interrogantes verdaderos;

donde hay prejuicio, haz que suscitemos confianza;

donde hay agresividad, haz que llevemos respeto;

donde hay falsedad, haz que llevemos verdad.

Amén.

Francisco

Publicado en Devociones, Reflexiones | Deja un comentario

VI DOMINGO DE PASCUA -CICLO B- 6 de Mayo

« QUE OS AMÉIS UNOS A OTROS »

“CONDUCIDOS POR JESÚS Y MOVIDOS POR SU  ESPÍRITU SEREMOS UNO”

SANTO EVANGELIO  (Juan 15, 9 – 17)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.

Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.

No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca.

De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros».

Palabra del Señor

 “PERMANECED EN MI AMOR”

Permanecer en el amor a Dios es permanecer en el mandamiento de Jesús, o sea, en el amor al prójimo. La iglesia, haciéndose eco del mandamiento de Jesús, nos insta a volcar nuestro amor en nuevas situaciones de sufrimiento y de dolor de los hombres, como es el caso de ciertos enfermos abandonados, desasistidos y rechazados a causa de su enfermedad. En muchas parroquias se celebra estos días el sacramento de la Unción de Enfermos. El Papa nos recordaba en febrero, con motivo de la “Jornada del Enfermo”, la importancia de cuidar y acompañar también a la familia del enfermo. Todo ello con el fin de reforzar la conciencia social sobre la importancia de cuidar y acompañar, no sólo a los enfermos, sino también a sus familias que en la mayoría de los casos son sus principales cuidadores y acompañantes durante el duro camino de la enfermedad, donde además de ponerse a prueba la salud física, resulta fundamental conservar “la salud espiritual”

Citas para reflexionar:

  • “Sean siempre de Cristo en la oración, en el cuidado de sus hermanos más pequeños, en la búsqueda de la paz” Papa Francisco
  • “Las grandes oportunidades para ayudar a otros rara vez llegan, pero las pequeñas nos rodean todos los días” Sally Koch
  • “La pornografía daña el cerebro, mata el amor, conduce a la violencia” Mons. Francisco Pérez

Noticias de la Iglesia:

  • El Papa ha hablado sobre el Bautismo en su catequesis, se centró en el simbolismo y significado del agua bautismal y el renunciar a Satanás.
  • El Papa inició el mes de mayo visitando el santuario del Divino Amor e invitó a los católicos a rezar el rosario este mes por la paz en Siria y en el mundo.
  • El Papa Francisco elogia el valiente compromiso de los dirigentes coreanos, por una península libre de armas nucleares.
  • La ola de violencia en la República Centroafricana se cobra 16 muertos, entre ellos un sacerdote, y 99 heridos en el ataque a una iglesia.
  • El próximo 2 de diciembre comenzarán los actos conmemorativos del primer centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús que tuvo lugar el 30 de mayo de 1919.
  • La Iglesia española dedica el VI Domingo del Tiempo Pascual a celebrar la Pascua del Enfermo.
  • Por segundo año consecutivo se han organizado las Jornadas de Pastoral Familiar y de la Salud de la Diócesis de León que se desarrollan desde el lunes día 30 de abril y hasta el domingo 6 de mayo, VI Domingo de Pascua y Pascua del Enfermo, con el lema “Acompañar a la familia en la enfermedad”.

4 Claves para cultivar en los niños el amor a la virtud y no a lo virtual 

1)  Con ayuda de Dios. Lo primero es hablarle de Dios. Leerles textos del Evangelio adaptado para niños, para que conozcan a Jesús, lo admiren, lo amen, lo consideren su Amigo y quieran darle gusto, preguntarse que Él haría en su lugar, y hacerlo.

2) Con la intercesión de María. Que aprendan  a conocer y a amar a María, como su Mamita amorosa, que los cuida, protege, pide por ellos y los ayuda a ser buenos como Jesús. Rezando con ellos.

3) Con la amistad de los santos. Ayuda mucho a los niños conocer las vidas de los santos, darse cuenta de que eran como ellos, que tenían sus mismos defectos, y sin embargo llegaron a la santidad

4) Trabajar una virtud a la vez. Elegir uno de sus defectos de carácter; orar con ellos para pedir a Dios y a María, ayuda para superarlo. Poner pequeñas metas concretas para cada día; alentar y premiar la práctica repetida de la virtud contraria a ese defecto, para crearles buenos hábitos.

ORACIÓN: AYÚDANOS, SEÑOR

A no hacer del amor, una carta de poesía

A no servir el amor, en pequeñas dosis

A no ofrecer el amor, a según quién y cómo

A ver en los hermanos, tu rostro

A volcarnos por amor, aunque recibamos abrojos

A ser siervos, antes que dueños

A pedir la fuerza de lo alto, para vivir en el llano

A buscar el cielo, sin perder el vértice de la tierra

A vivir en la tierra, sin perder el ancho cielo

A conocerte, amando sin esperar nada a cambio

A revelarte, por el amor que sembramos

A anunciarte, con el amor que regalamos

A seguir tus huellas, por las sendas del amor

A seguir tus Palabras, con palabras de amor

A meditar tus acciones, con acciones de amor.

Ayúdanos, Señor, amén.

MEDJUGORJE

 Medjugorje es una pequeña aldea croata de Bosnia –Herzegovina. Este sencillo pueblecito, al igual Guadalupe, La Salette, Lourdes y Fátima…, es lugar escogido por Dios para las manifestaciones de la Santísima Virgen María y la gracia que surge de estas manifestaciones busca encontrar alojamiento permanente en nuestro corazón. Hay una estatua de la “Reina de la Paz” que marca el lugar de la primera aparición en 1981 y otra frente a la iglesia de Santiago.

Muchos han encontrado allí la salud del alma y han cambiado sus vidas.

La paz es el mensaje más importante que se quiere dar al mundo, no la que entienden algunos como la paz cuando no hay guerras, es la paz que nace del corazón, cuando el hombre tiene paz en su corazón, también en el mundo  habrá paz. El hombre actual ha olvidado cómo alcanzar este don que es precisamente el primer fruto mesiánico de la presencia de Jesucristo en nosotros.

En medio de esta confusión aparece María, Estrella de la mañana y Aurora del nuevo día, quien con toda Su ternura maternal nos recuerda el camino para obtener la paz del corazón: conversión, oración y ayuno. 

La oración es la llave que abre los corazones, quien ora puede abrir cualquier puerta. La oración es el puente que nos permite pasar de una orilla a la otra. Es la gracia que nos permite entendernos unos con otros. Es el alimento indispensable para tener una fe viva en Dios. Orar con el corazón es un don del Espíritu Santo y debemos pedirlo, él renovará para nosotros  las formas tradicionales de orar y les dará vida, cuán efectivo es, por ejemplo, el rezo del Santo Rosario -si lo rezamos bien con el corazón- para traer la paz al mundo; para convertir a los pecadores; para vencer las asechanzas del demonio y advertir las calamidades que él quiere causar a la Iglesia. La oración con el corazón sana al enfermo y da la gracia de aceptar cualquier sufrimiento  como fuente de redención.

Aunque resulte chocante en nuestro tiempo es también tiempo de orar, aunque los hombres tengan prisa, se paran a orar, lo hacen porque tienen la urgente necesidad de hablar con Dios, para decirle a Él lo que nunca dirían a otros, ni siquiera al más intimo de los amigos  y es que a pesar todo Dios es nuestro amigo más cercano. Toda oración puede ser dicha deprisa, pero perdemos el tiempo y no gustamos de la oración, es muy importante asignar un tiempo para la oración diaria. Orar ante la Cruz, ante el Santísimo Sacramento, prepararnos para la Santa Misa y dar gracias una vez que esta ha concluido.

Ríos de gracia están fluyendo en medio de nosotros, a raíz de las manifestaciones de la Santísima Virgen María en Medjugorje año tras año ¿vamos a permitir que estas aguas de la Misericordia Divina, se pierdan en el abismo de la desesperanza? No, no vamos a permitir que esto suceda. Todo lo que Ella nos aconseja tiene una sola intención: Llevarnos a Jesús, y llegar a Jesús significa, tocar la fuente de la vida, de la que mana el agua que nunca se acaba. Porque Jesús es Dios, al mismo tiempo que hombre.      

 

 

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones, Testimonios | Etiquetado | Deja un comentario

MES DE MAYO – Día 2

Hay en la Madre de Dios una admirable apropiación del ministerio de la mediación, sea por nuestra parte, sea por la parte de su divino Hijo, sea, finalmente por su propia parte.

1º Por nuestra parte. En efecto, no hay nada en ella que sea temible: es una pura criatura. En ella la divinidad no existe en ningún grado. Y como no tiene divinidad, no está en ella el ejercer la justicia. Dependiente de Dios, como nosotros, es nuestra hermana; podemos recurrir a ella sin ningún temor y comenzar de alguna manera, así, el aprendizaje de la confianza hacia su hijo.

2º Por parte de ese Hijo, por Medio de María se puede esperar todo; porque es la más perfecta y la más elevada de las criaturas, que tiene una relación necesaria con Dios, y que no está –oso decirlo así – menos unida a la humanidad de su divino hijo que lo que esta humanidad está unida a la divinidad

3º Por su parte, finalmente, ella es Madre y, maravillo recurso, Madre de las dos partes: Madre de Dios, Madre de los hombres; que puede obtener todo como Madre de Dios, que quiere conceder todo como Madre de los hombres, y por tanto más autorizada e interesada incluso a concurrir de esta manera en nuestra salvación, que fue por este único fin que fue elegida y al que debe su gloriosa Maternidad (Aug. Nicolas).

Ejemplo

La hoja de la conversión de Francfort (1849, nº 205 y nº 207) da detalles sobre la solemnidad que tuvo lugar con ocasión del centenario del nacimiento del poeta Goethe, nacido en Francfort en 1749. Un testigo ocular da cuenta del entusiasmo del pueblo, que había ornado la estatua del gran hombre. Súbitamente algunos espectadores propusieron a la masa visitar la tumba de la madre de Goethe. Agregaron que no convenía, después de haber ovacionado al hijo, olvidar enteramente a la madre que le había dado la vida. La multitud siguió en masa a los que habían hecho la proposición hasta el cementerio, donde la solemnidad recomenzó. La Iglesia católica, exaltando el culto de la Virgen, pretende también que no es conveniente olvidar rendirle honores a la Madre que adora al Hijo.
Honremos a María para complacer a Jesús, su divino Hijo

Publicado en Devociones | Etiquetado | 1 comentario

MES DE MARÍA , Día 1

El mismo sentimiento que había inspirado a los servidores de María a honrala cada día mediante diversas prácticas, cada semana con la devoción del sábado, cada mes por la celebración de alguno de sus misterios, los ha llevado, en los últimos tiempos a consagrarle cada año un mes entero. Y para ello han elegido el más bello de los meses,  mes en el que no había ninguna fiesta particular. La Iglesia ha alentado esta devoción hacia la Santísima Virgen. Por dos rescriptos, del 21 de marzo de 1815 y del 18 de junio de 1822, Pío VII concede las indulgencias siguientes, aplicables a las almas del Purgatorio.

  1. una indulgencia plenaria a perpetuidad, a ser ganada una vez en el mes de mayo, el mismo día de la comunión, por todos los fieles católicos, que, todos los días de este mes, honren especialmente a la Santísima Virgen, sea en público, sea en privado, mediante homenajes, ejercicios piadosos o actos d virtud.
  2. Una indulgencia parcial de trescientos días para cada día del mes en que se haya rendido a María un homenaje público o particular.

Los Anales de la propagación de la fe, refieren del año 1846, que muchos misioneros, que se encontraban sobre un navío en pleno mar, tuvieron la feliz idea de comenzar ahí sus ejercicios del mes de Maria. Había preparado ya a tres marineros que no habían hecho su Primera Comunión, y esperaban ganar para Cristo y su religión a los otros marineros y en especial al capitán, que no tenían ni fe ni ley. Ya los marineros habían asistido atentamente a la Santa Misa, lo que causo una impresión profunda en el capitán. Permitió, en consecuencia, que se comenzara a solemnizar el mes de María. Todas las tardes, cada vez que el tiempo lo permitía, se recitaba algunas decenas del rosario y las oraciones de la tarde seguidas de cánticos. Asistieron todos, pero sólo cinco quisieron confesarse. Sin embargo, la virtud de la intercesión de la Santísima Virgen se hacía ya sentir, porque el capitán daba signos indudables que su corazón estaba vivamente impresionado y que un violento combate se libraba en su alma. Los misioneros hicieron una novena para obtener su conversión. Y de pronto, cuando se comenzó los ejercicios, el capitán pidió hacer una confesión general, que hizo con gran compunción. Pronto, todos los marineros siguieron el ejemplo de su jefe; se reconciliaron con Dios y se aproximaron en grupo a Santa Mesa. Regresando, el capitán se colgó del cuello de su confesor, agradeciéndole con estas palabras: “Mi corazón no puede estar más felíz”.

Publicado en Devociones, Reflexiones | Etiquetado | Deja un comentario

TODOS ESTAMOS LLAMADOS A SER SANTOS -PAPA FRANCISCO

“Estamos todos llamados a ser santos. Debemos ser santos por esta riqueza que recibimos del Señor resucitado”

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!.

La Palabra de Dios también en este quinto domingo de Pascua sigue indicándonos el camino y las condiciones para ser una comunidad del Señor resucitado. El domingo pasado se resaltaba la relación entre el creyente y Jesús Buen Pastor. Hoy, el Evangelio nos propone el momento en que Jesús se presenta como la vid verdadera y nos invita a permanecer unidos a él para dar mucho fruto. (Jn 15, 1-8).

La vid es una planta que forma una cosa sola con los sarmientos, y los sarmientos son fecundos solo cuando están unidos a la vid.

Esta relación es el secreto de la vida cristiana y el evangelista Juan la expresa con el verbo “permanecer” que en el pasaje de hoy se repite siete veces.

Permaneced en mi dice el Señor, se trata de permanecer con el Señor para encontrar el valor de salir de nosotros mismos de nuestras comodidades, de nuestros espacios restringidos y protegidos para proyectarnos en el mar abierto de las necesidades de los demás y dar amplio respiro a nuestro testimonio cristiano en el mundo.

Este coraje nace en la fe del Señor resucitado y de la certeza de que su Espíritu acompaña nuestra historia. Uno de los frutos más maduros que brota de la comunión con Cristo es de hecho el compromiso de caridad hacia el prójimo, amando a nuestros hermanos con abnegación, hasta las últimas consecuencias, como Jesús nos amó. El dinamismo de la caridad del creyente no es fruto de estrategias, no nace de solicitudes externas, de instancias sociales o ideológicas, sino del encuentro con Jesús y de permanecer en Jesús.

Él es para nosotros la vid de la que absorbemos la savia, es decir la “vida” para llevar en la sociedad una forma diferente de vivir y de darse, lo que pone en primer lugar a los últimos.

Cuando se es íntimo con el Señor, como son íntimos entre si la vid y los sarmientos se es capaz de dar fruto de vida nueva, de misericordia, de justicia y de paz que derivan de la resurrección del Señor. Es lo que hicieron los santos aquellos que vivieron en plenitud la vida cristiana y el testimonio de la caridad, porque eran verdaderos sarmientos de la viña del Señor. Pero para ser santo, “no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos todos estamos llamados a ser santos viviendo con el amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día ahí donde cada uno se encuentra”. (Exhortación Apostólica Gaudete et Exultare, 14)

Todos nosotros estamos llamados a ser santos y debemos ser santos con esta riqueza que recibimos del Señor resucitado, cada actividad, el trabajo, el descanso, la vida familiar y social, el ejercicio de las responsabilidades políticas, culturales y económicas. Cada actividad, si se vive en unión con Jesús y con actitud de amor y de servicio es una ocasión para vivir en plenitud el bautismo y la santidad evangélica.

Le pedimos ayuda a María Reina de los santos y modelo de perfecta comunión con su Divino Hijo que nos ayude que nos enseñe ella a permanecer en Jesús como los sarmientos de la viña y a no separamos nunca de su amor.  Nada de hecho podemos hacer sin él porque nuestra vida es Cristo vivo presente en la Iglesia y en el mundo.

Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

V DOMINGO DE PASCUA -Ciclo B- 29 de Abril

 « YO SOY LA VERDADERA VID »           

 SANTO EVANGELIO  -Juan 15, 1 – 8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

Palabra del Señor

“LA FE”

*La fe no es una impresión o emoción del corazón. Sin duda, el creyente siente su fe, la experimenta y la disfruta, pero sería un error reducirla a «sentimentalismo».

*La fe no es tampoco una opinión personal.

*La fe no es tampoco una costumbre o tradición recibida de los padres. Es bueno nacer en una familia creyente y recibir desde niño una orientación cristiana de la vida, pero sería muy pobre reducir la fe a «costumbre religiosa».

*La fe no es tampoco una receta moral. Creer en Dios tiene sus exigencias, pero sería una equivocación reducirlo todo a «moralismo».

*La fe no es tampoco un «tranquilizante». Creer en Dios es, sin duda, fuente de paz, consuelo y serenidad, pero la fe no es solo un «agarradero» para los momentos críticos.

*La fe cristiana empieza a despertarse en nosotros cuando nos encontramos con Jesús. El cristiano es una persona que se encuentra con Cristo, y en él va descubriendo a un Dios Amor que cada día le atrae más.

*Esta fe crece y da frutos solo cuando permanecemos día a día unidos a Cristo, es decir, motivados y sostenidos por su Espíritu y su Palabra.

Citas para reflexionar:

  • “Los cristianos auténticos no tienen miedo de abrirse a los demás, de compartir su espacio vital transformándolo en espacio de fraternidad.” Papa Francisco
  • “Si somos muy marianos, seremos muy de Cristo, seremos muy eucarísticos, seremos muy eclesiales y seremos muy próximos y hermanos de todos los hombres, hijos siempre de la misma Madre, la que nos dio Jesús desde su Cruz Salvadora” Don Amadeo Fernández Magro, Obispo de Jaén

Noticias de la Iglesia:

  • El Papa celebró su onomástica con los más necesitados de Roma, regaló más de 3.000 helados. –El Papa manifestó el domingo su preocupación por Nicaragua y pedía que cesara toda violencia.
  • El Papa Francisco apoya el “diálogo transparente” entre los líderes coreanos Jae-in y Jong Un.
  • El próximo fin de semana, el Papa Francisco acogerá en Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos cometidos por el Clero en Chile.
  • La Iglesia vasca pide perdón por las «complicidades» con ETA, después del comunicado de la banda terrorista, reconociendo el daño hecho.
  • Finalizado el Año Santo Lebaniego han pasado cerca de un millón de peregrinos por el monasterio de Santo Toribio.
  • Un 20-25% de personas de nuestro país muestran credulidad ante temas y prácticas, paranormales o mágicas, exponiéndolas a riesgos psicológicos, familiares, económicos y espirituales que parecen inofensivas ante la apatía administrativa.
  • Cáritas Internacional se ha sumado a otras 89 organizaciones católicas que han secundado la petición del movimiento Católico Mundial por el Clima de retirar la inversión en combustibles fósiles.
  • Cáritas Española lanza un proyecto “Moda re” de reciclado textil con criterios éticos para la inserción laboral de personas en situación de exclusión social. La iniciativa supone la completa transformación de los tradicionales roperos parroquiales.
  • El obispo Don Julián López, ha anunciado que el 5 de mayo a las 11 h.la Catedral de León acogerá “la insigne reliquia del Lignum Crucis, el fragmento más grande de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo y que se venera desde el año 828 en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana”.
  • La Diócesis de León celebrará este V Domingo de Pascua, la X edición de la Jornada Diocesana del Diaconado Permanente bajo el lema “El Diaconado, una llamada”.
  • La plataforma “Iglesia por el Trabajo Decente” es una iniciativa que se ha puesto en marcha recientemente en la Iglesia española para tener una presencia destacada en los actos del próximo Primero de Mayo, Día del Trabajo, con el lema “Sumando fuerzas por un trabajo decente”.

ORACIÓN: NOSOTROS SOMOS LOS SARMIENTOS, SEÑOR

Tú la VID llena de vida y de verdad, Señor.

Tú  la VID del buen vino de la alegría, Señor.

NOSOTROS SOMOS LOS SARMIENTOS, SEÑOR

Tú la VID de la esperanza, Señor.

Tú eres la VID del amor, Señor.

NOSOTROS SOMOS LOS SARMIENTOS, SEÑOR

Tú eres la VID de la Fe, Señor.

Tú eres la VID de la UNION, Señor

NOSOTROS SOMOS LOS SARMIENTOS, SEÑOR

Gracias, Señor, por hacer brotar cosas buenas

en todos nosotros tus hijos. 

Amen

LLEGA MAYO EL MES DE LA VIRGEN MARÍA

 En esta cercanía tan inmediata al mes de mayo, el Mes de María. El próximo martes es uno de mayo. La cristiandad entera dedica el mes de mayo para agasajar a María, Madre de Dios y Madre nuestra. Y lo más importante es, sin duda, el reconocimiento de que María es el ser humano más afortunado de entre toda la estirpe surgida de Adán y Eva. Tuvo la enorme ventura de ser elegida por Dios como santuario y tabernáculo para que se desarrollase la Encarnación del Verbo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Fue madre solicita y cariñosa –como todas las madres— del Niño que iba a cambiar la historia de la Humanidad. Y, también, dentro de la sorprendente –desde el punto de vista humano— acción del Mesías para llegar a la Redacción, tuvo que sufrir las espadas que rasgaban su corazón.

La Iglesia, enseguida, desde el mismísimo siglo primero, entendió la importancia de María Virgen, la Madre de Jesús, en la construcción de la nueva Asamblea de hermanos. Y es que, según acredita el Evangelio de Juan, cuando, al pie de la Cruz, Jesús moribundo, convierte a María en madre de toda la humanidad y San Juan recibe, en nombre de todos, el título de hijo. Con ello, el Salvador había institucionalizado una posición notabilísima de María en la construcción permanente de la Iglesia. No es extraño, pues, esa presencia jubilosa de Nuestra Señora a lo largo de toda la historia del Pueblo de Dios.

La Reforma Protestante, basada exclusivamente en la lectura de la Biblia trajo un arrinconamiento del culto a María. También –y es muy sorprendente— la negación de la presencia real de Cristo en el pan y vino transubstanciados. Y así, los protestantes perdían dos de los más grandes pilares de la religiosidad cristiana.

En los últimos tiempos, hay un renacido movimiento contrario a María desde otras confesiones cristianas y, sobre todo, desde movimientos que están considerados como extremos y, en algún caso, sectarios. El planteamiento usado es que la Iglesia católica plantea “deificar” a la Virgen María situándola al mismo rango que a Dios. Y eso revela una ignorancia supina porque siempre la Iglesia Católica ha considerado a María como una mediadora, no como un poder autónomo o equiparable a Dios.

Es posible que nuestro amor y nuestro agradecimiento por la intercesión amable, amorosa y humilde María nos lleve a quererla sacar de su auténtico ámbito. El mismo Concilio Vaticano II lo definió esta realidad de manera magistral dice: “En la Santa Iglesia María ocupa el lugar más alto después de Cristo y el más cercano a nosotros” (LG, 54). Acerquémonos a María con humildad y confianza. Ella, muy especialmente, nos ayudará a ir a Jesús, a comprenderle más y a desear mucho mes que sea el Rey de nuestras vidas. Porque ya sabe: siempre se va a Jesús por María.

                                          

Publicado en Devociones, Liturgia, Reflexiones, Testimonios | Etiquetado | Deja un comentario

SAN RAFAEL ARNÁIZ -26 de Abril

 San Rafael Arnáiz Barón © Youtube «La cruz fue el único tesoro que tuvo este gran trapense, brillante arquitecto, un joven sensible y de gran finura humana y espiritual. Una diabetes terminó con su vida a temprana edad. Juan Pablo lo puso como modelo para los jóvenes» 

Nació en Burgos, España, el 9 de abril de 1911. Su inclinación a vivir por y para Dios fue manifiesta en la infancia. «¡Solo Dios llena el alma…, y la llena toda!»decía. En esa época dorada contrajo unas fiebres colibacilares. Cuando sanó, su padre, que había visto en la curación una intervención de María, lo consagró en Zaragoza a la Virgen del Pilar en el estío de 1922. Rafael no olvidó este hecho. «Honrando a la Virgen, amaremos más a Jesús; poniéndonos bajo su manto, comprenderemos mejor la misericordia divina».La enfermedad nunca le abandonaría.

Era elegante, sensible. También caprichoso y tendente a la vanidad. Poseía una brillante inteligencia, con predominio de la intuición, que le permitió sobresalir en los estudios aunque no los cuidara debidamente. Se estableció con la familia en Oviedo, y al término de su formación básica se matriculó en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid. Hizo grandes amistades porque era una persona entrañable y cercana en la que se percibía la huella de Dios. Estaba vinculado al Apostolado de la Oración, a la Adoración Nocturna y a la Congregación de María Inmaculada. A los 19 años visitó el monasterio cisterciense de San Isidro de Dueñas y le atrajo poderosamente. El 16 de enero de 1934 ingresó en él, dejando atrás las previsiones eventuales de un futuro espléndido, y las posibilidades que le ofrecía cotidianamente el bienestar de su hogar paterno.

Su ilusión por entregarse a Dios a través de una vida penitente y contemplativa era más fuerte que todo. «La verdadera felicidad se encuentra en Dios y solamente en Dios». No contaba con la presencia repentina de la diabetes, temible entonces por sus funestas consecuencias, que le obligó a abandonar la Trapa en tres ocasiones. Comprendió el sentido purificador del dolor: «Cuando me veo otra vez en el mundo, enfermo, separado del monasterio, y en la situación en que me encuentro… veo que me era necesario, que la lección que estoy aprendiendo es muy útil, pues mi corazón está muy apegado a las criaturas, y Dios quiere que lo desate para entregárselo a Él solo».Su experiencia personal le permitía alumbrar la vida de otras personas y conducirlas a Dios. A su tía María, duquesa de Maqueda, le aconsejaba en 1935: «Déjate hacer; sufre, pero sufre amándole, amándole mucho a través de la oscuridad, a pesar de la tempestad que parece el Señor te ha puesto, a pesar de no verle, ama el madero desnudo de la cruz […]. Llora, llora todo lo que puedas y sufre, pero a los pies de la cruz, y sufre amando a Dios ¡qué felicidad!… Cómo te quiere Dios, ya lo verás algún día muy cercano».

Su rica vida interior le había permitido conocer la estrecha simbiosis espiritual que existe entre el dolor y el gozo, experiencia que halla quien busca a Dios con purísimo corazón: «Muchas veces he pensado que el mayor consuelo es no tener ninguno; lo he pensado y lo he experimentado […]. Alguna vez he sentido en mi corazón pequeños latidos de amor a Dios… Ansias de Él y desprecio del mundo y de mí mismo. Alguna vez he sentido el consuelo enorme e inmenso de verme solo y abandonado en los brazos de Dios. Soledad con Dios. Nadie que no lo haya experimentado, lo puede saber, y yo no lo sé explicar. Pero solo sé decir que es un consuelo que solo se experimenta en el sufrir…, y en el sufrir solo… y con Dios, está la verdadera alegría».Sus sentimientos recuerdan a las vivencias místicas de Juan de la Cruz y de Teresa de Jesús: «Es un nada desear más que sufrir. Es un ansia muy grande de vivir y morir ignorado de los hombres y del mundo entero… Es un deseo grande de todo lo que es voluntad de Dios… Es no querer nada fuera de Él… Es querer y no querer. No sé, no me sé explicar… solo Dios me entiende…».

En este camino de perfección iba dejando atrás lastres que en otro tiempo le habían pesado: «Todo va cambiando en mi alma. Lo que antes me hacía sufrir…, ahora me es indiferente; en cambio, voy encontrando los repliegues en mi corazón que estaban escondidos, y que ahora salen a la luz […]. Lo que antes me humillaba, ahora casi me causa risa. Ya no me importa mi situación de Oblato […]. Veo que el último lugar es el mejor de todos; me alegro de no ser nada ni nadie, estoy encantado con mi enfermedad que me da motivos para padecer físicamente y moralmente…».El eje de su vida era Cristo:«Mi centro es Jesús, es su cruz». La conciencia de su indignidad le hacía decir: «He sido un gran pecador… Perdóname, Señor, lo que digo… Yo, Señor, nada quiero, nada me importa… solo Tú… No me hagas caso, Señor… soy un niño caprichoso. Pero Tú tienes la culpa, mi Dios…¡si no me quisieras tanto!». 

Resistiéndose a abandonar su vida religiosa, regresó al monasterio una cuarta vez. Tomó la decisión, aún cuando era realmente penosa y suponía un acto heroico para una situación como la suya, con una naturaleza débil que tenía que luchar contra la enfermedad. «Si lo que deseas es… mis sufrimientos, tómalos todos, Señor». Ofreció a Dios en holocausto su personal calvario, dejando brotar el potente caudal de su amor. De él quedan magistrales trazos en sus escritos, prolongación post mortemde su fecunda actividad apostólica. En ellos se detecta la finura y profundidad de esta alma delicada. «Solamente en el silencio se puede vivir, pero no en el silencio de palabras y de obras…, no; es otra cosa muy difícil de explicar… Es el silencio del que quiere mucho, mucho, y no sabe qué decir, ni qué pensar, ni qué desear, ni qué hacer… Solo Dios allá adentro, muy calladito, esperando, esperando, no sé…, es muy bueno el Señor».

Era un esteta que soñó volcar en la pintura la belleza del amor divino que selló su espíritu. Murió a consecuencia de un coma diabético el 26 de abril de 1938. Tenía 27 años. Sus restos yacen en el cementerio del monasterio. El 19 de agosto de 1989 Juan Pablo II, en la Jornada mundial de la juventud, lo propuso como modelo para los jóvenes. El 27 de septiembre de 1992 lo beatificó. Y Benedicto XVI lo canonizó el 11 de octubre de 2009.

Publicado en Biografías, Devociones | Deja un comentario